¿Hay día de mañana?

¿Hay día de mañana?

Comparte con tus amigos










Submit

Felicidades a la Marina en su día, en especial al secretario Almirante José Rafael Ojeda Durán, amigo de Acapulco y los guerrerenses.

Hoy ya estaremos en más de diez mil muertes reconocidos por causa del COVID-19. Ese invento propagandista de “la nueva normalidad” es una frase que los publicistas de salud inventaron, seguimos igual o peor.

El Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) a través del científico Youyang Gu nos informó que “para septiembre de este año podrían haber 136,769 muertes por COVID-19”. Por esa “normalidad” “habrá en el país un incremento exponencial en el número de muertos” (28 de mayo, 2020, Aristegui noticias). ¿Habrá mañana, estaremos en ese mañana? Estamos ante un terrible enemigo de la salud, es un virus muy contagioso y muy virulento. Hace seis meses nada sabíamos de esta pandemia y ahora sujetos a los vaivenes políticos.

La infección se presenta en todos los grupos de edad, 76 % de los casos se registran en personas de 26 a 60 años, de todas las condiciones económicas. 57% varones, 43 % mujeres. Desde que se “domó” al virus van 85 % de casos infectados y fallecidos.

¡La sensación diaria de muchas personas, yo entre ellas, es que si van -vamos- a despertar al día siguiente! Con síntomas y sin ellos han habido casos en los que simplemente amanecen con gravedad y al hospital solo llegan a morir. Lo digo porque dos personas muy cercanas y queridas así murieron, una en la CDMX y otra en Cancún. Pero lamentables ejemplos son mucho más.

La pregunta no se hace en voz alta, está en nuestras mentes todos los días, ¿habrá mañana? Por como están las cosas lo mejor es cuidarnos a nosotros mismos. Si tienes síntomas, te sientes mal, hay que tener planeado a qué hospital acudir, dónde está y cómo llegar y rezar para que tengan lugar con respiratorios, ventiladores . Y SÍ, USAR SIEMPRE CUBRE BOCAS Y CARETAS. Estos llegaron para quedarse.

¿Habrá mañana? Junto a esta pregunta, en punto y seguido están la de si volveremos a ver a nuestros familiares, amigos y compañeros. Si volverá a ser como antes.

Hay que esperar la ola de contagios peor que la registrada y esperemos que haya inmunidad colectiva. Mientras que la vacuna llegue y se reparta a los mexicanos, que será otro problema, a cuidarnos a nosotros mismos. La sana distancia también llegó para siempre. Igual adiós al besito, abrazo y saludos de mano.

La pandemia ocurre cuando la sociedad civil está dispersa y sin identidad; cuando los partidos políticos tienen menos credibilidad y los políticos tiznados en las campañas anticorrupción aunque no se haya probado nada. En medios de difamaciones contra las instituciones autónomas, y los medios de comunicación. Cuando visiblemente no hay liderazgos sociales amplios no gubernamentales. Mientras tenemos los virus de la intolerancia, codicia, exclusión, egoísmo, desprecio y el fantasma del autoritarismo.

La pandemia nos pega, en particular en México, dentro de la lucha por el nuevo poder político y económico, que se quiere implantar en México. Y ya se mueven quienes creen que tienen espolones para ser candidatos al 2024 y antes en el 2021.

¿Hay día de mañana? Si la humanidad hasta ahora ha sido fuerte frente a las pandemias, religiones fanáticas y gobiernos autoritarios podemos resurgir. Pero, ¿hasta cuándo la propia humanidad destruirá a la humanidad? Estamos en manos de los que manejan los dineros y riquezas del mundo que no son más de 100 mil personas en el mundo de más de 7 mil 500 millones.

PD. Ahora la responsabilidad frente a la pandemia será de los gobernadores. Hasta eso, que al mismo tiempo se les dará fuerza a los estados libres y soberanos que componen los Estados Unidos Mexicanos.

Hasta mañana.

Comparte con tus amigos










Submit