Hijo de Stephen King abre su casa mágica

Hijo de Stephen King abre su casa mágica

Comparte con tus amigos










Submit

MÉXICO.- No todas las puertas conducen a la felicidad. En “Locke & Key”, basado en el cómic de Joe Hill e ilustrado por Gabriel Rodríguez, su historia de dimensiones y compuertas se estrena este fin de semana en Netflix, trayendo consigo la nostalgia de sagas como “Las crónicas de Narnia” y “Spiderwick”, pero entre las paredes de una casa mágica cuyos habitantes experimentan temas para adultos, como el perdón, la venganza, la muerte, la traición y la urgencia de proteger a la familia.

Después de filmar en los pasillos de Hollywood, pasando por las oficinas de Steven Spielberg, en 2013 el productor Carlton Cuse (“Lost”), adquirió los derechos de “Locke & Key”, cuyo autor Hill ya tenía un nombre por herencia en el terreno de lo espeluznante y mágico, al ser hijo del novelista Stephen King (“Eso”, “El resplandor”, “Carrie”).

La historia sigue los pasos de la familia Locke, cuyo padre es asesinado al inicio sin mayor explicación.

Su ahora viuda Nina (Darby Stanchfield) se muda con sus tres hijos a una mansión ancestral en Massachussetts, en donde intentan recuperarse y en pleno luto rehacer sus vidas.

El niño actor Jackson Robert Scott, quien saltara a la fama por su versión del niño asesinado por Pennywise en las cintas de “Eso” (2017-2019), interpreta a Bode Locke, más pequeño de su hogar y quien tras escuchar voces de una mujer dentro del pozo del jardín, comienza a encontrarse con llaves mágicas que al insertarse en las puertas —no importando cuál sea— pueden transportarlo a distintos lugares de la ciudad, o del mundo, incluso a lugares demoniacos.

Luego el pequeño recluta a sus dos hermanos adolescentes: Kinsey (Emilia Jones) y Tyler (Connor Jessup).
“Las llaves son una metáfora de la adolescencia, porque es la época que intentas hacer distintas cosas, experimentas con el miedo, y llegas a hacer cosas estúpidas y ridículas. Las llaves son la metáfora de llevar a estos chicos a vivir increíbles experiencias, aunque a veces los resultados sean inesperados y naturalmente ellos aprenden lecciones como resultado de usarlas”, compartió con EL UNIVERSAL Carlton Cuse como productor.

En una serie que no está apostando por el público infantil sino por los adolescentes y adultos, los hermanos Locke y su madre encararán situaciones donde la imagen gráfica del asesinato del papá de la familia se materializa en distintas situaciones y personajes.
Las fuerzas del bien y el mal colisionan y lo que parecía mágico tiene mucho de realidad.

“Lo que complica todo es que las llaves no necesariamente te abren la puerta a algo bueno. Te pueden meter en problemas y vas a enfrentar cuáles son las repercusiones de eso. Desde el inició me interesó cómo las llaves hacen una separación entre los niños y los adultos. La mamá no puede ver la magia y los niños sí”, reveló Stanchfield, con crédito ya en las series “Mad men” y “Scandal”.

Los 10 episodios siguen los avances hacia la madurez de los hermanos Locke, quienes deben de aprender en equipo para encontrar todo tipo de llaves, con propósitos mágicos distintos, así como deben huir de una fuerza espectral que los persigue. En su camino, pistas sobre las razones de la muerte de padre también se van revelando.

“Siento que ‘Locke & Key’ es un bonito balance de distintos elementos. Aunque tiene algo de horror, no es sangrienta. Es más sobre la tensión proveniente del suspenso. Contamos con un romance adolescente y sus respectivos dramas. Abordamos el tema de la importancia de madurar.

Y todo está rodeado por este misterio de asesinato, que la familia Locke está enfrentando y desea resolver. Todo esto creo que hace a la serie más especial y única”, compartió la productora Meredith Averill, sumándosele el actor Jessup: “Hay algo de Peter Pan en estas historias, sobre el no querer crecer y obligado por la vida, tener que hacerlo para poder cuidar de tu familia”.

Comparte con tus amigos










Submit