Hoyo negro

Hoyo negro

Comparte con tus amigos










Submit

El pasado jueves 2 de abril, Andrés Manuel López Obrador dijo en la mañanera que “el coronavirus y la crisis económica le vinieron a caer como anillo al dedo a su gobierno”.  ¿Por qué alegrarse con dos catástrofes, una de salud pública y otra económica? Porque ambas catástrofes dejarán a su paso muertos, pobres y desaparecidos.  El mismo López Obrador, con sus “otros datos” ha revelado que más de 500 mil empresas desaparecerán en México, mientras el Inegi habla de más de 12 millones de desempleados en los sectores formal e informal.

 

Por si esto fuera poco, el COVID-19 y la crisis económica le cayeron como “anillo al dedo” a AMLO porque ambas catástrofes dejarán a su paso más de 10 millones de pobres, y la pobreza les interesa en grado superlativo a los gobiernos populistas y comunistas. A esos 10 millones de nuevos pobres buscará bajarles el sol, la luna y las estrellas el mismo día, prometiéndoles o dándoles dádivas de poder para mantener cautivos sus votos y poder mantener en el poder a su partido Morena que atraviesa por una de las crisis más escandalosas que podrían borrarlo del mapa electoral de México en las próximas elecciones federales de 2021, sobre todo porque el factor AMLO no estará en las boletas electorales y además, arrastra muchos San Benitos como el descomunal aumento en la criminalidad, la crisis económica y de salud pública, por las cuales el electorado mexicano buscará cobrarle carísimas facturas en las urnas. Los muertos ya no hablan, pero pesan desde ultratumba o como dice en la canción de la llorona “los muertos no hacen ruido, pero es más grande su penar”.

 

Y es precisamente con los muertos, con los que AMLO ya puso manos a la obra para construir “la nueva verdad histórica” después de destruirla en el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa. AMLO tendrá que construir ahora dos verdades históricas, una de los normalistas y otra del coronavirus, pero el problema fundamental es que el pueblo de México se lo crea, sobre todo cuando habla de sus odiosos “yo tengo otros datos”. ¿Con qué batea de babas les va a salir a los padres de los normalistas? ¿Con el invento de otra historia y probablemente de un fuerte cañonazo de indemnización para que los familiares de los estudiantes ya no le muevan a ese asunto que se convirtió en una papa caliente para la clase política de México?

 

En el caso de los muertos por el coronavirus, AMLO busca engañar a los mexicanos con un espantoso hoyo negro en el que las cifras nomás no le cuadran y así como él habla que hasta hoy son poco más de 30 mil muertos, y el doctor patito del coronavirus, Hugo López-Gatell, dice que podrían ser muchos más decesos, la prensa extranjera y mexicana han documentado con actas del Registro Civil en mano que hasta el 19 de junio 43 mil 815 personas han fallecido a causa del coronavirus, más los que se acumulen, claro, sin contar los muertos por neumonías atípicas o complicaciones con problemas renales por el mismo virus y sin contar los 20 días que han trascurrido después del pasado 19 de junio y en los cuales la mortandad ha sido abrumadora y podrían sobrepasar los 50 mil muertos.

 

Comparte con tus amigos










Submit