Ir a Dallas

Ir a Dallas

Comparte con tus amigos










Submit

“La mejor política exterior, es la política interior”. Con esa frasecita aldeana, AMLO ha justificado su falta de asistencia a cumbres como el G20, Cumbre de las Américas o el Foro de Davos, etcétera y en otras ocasiones pretextando su negrera austeridad republicana que él equipara a la de Benito Juárez, pero que no hay ninguna comparación, aquella era real, la de AMLO no. ¿Por qué esos eventos internacionales de suma importancia
para atraer inversiones a México los ha rechazado y por qué ahora con inusitada y sospechosa celeridad pidió reunirse con ese enfermo mental que cobra como presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, la bestia trumpiana y para colmo está en campaña electoral para la reelección
presidencia en los Estados Unidos? ¿No le parece a usted extraordinariamente contradictorio el presidente de México, a quien por cierto ya le organizan en Washington una multitudinaria protesta que le agriaría su encuentro con el presidente número 45 de los Yunaites que suele llamar a
los mexicanos “la basura del mundo”? O ¿Cuál es la razón por la que AMLO decidió ir a Dallas en Washington?
La cuestión es que el próximo miércoles 8 y 9 de julio, AMLO estará en la capital norteamericana y hasta hoy, no he escuchado ni leído de los comunicadores con sano juicio que hablen de razones justificadas sobre el viaje de AMLO a los EE. UU. Los únicos que hablan bien de ese indigno encuentro con Donald Trump son los propagandistas a sueldo de AMLO, destacadamente dos: Epigmenio Ibarra y el ruso Leo Ackermann, esposo de la titular de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, quienes han sido exhibidos como dos funcionarios amlistas inmersos en la corrupción, pues no han demostrado hasta hoy la forma en que se hicieron como Pedro, de muchas mulas. Sí, propiedades inexplicables durante el autoproclamado régimen “anticorrupción”.
¿Puede haber dignidad en un gobernante que va a agachar la cabeza ante la bestia trumpiana, según él para agradecerle su intervención para que una empresa norteamericana le vendiera a su gobierno 365 respiradores para hacerle frente a la pandemia del coronavirus? ¿Será que AMLO no tiene vergüenza ni dignidad ante quien ha proferido más agresiones contra los mexicanos, como ningún otro presidente norteamericano? ¿Irá AMLO a agradecer las patadas que Donald Trump les ha propinado a nuestros connacionales? ¿Se va a poner de tapete ante el principal representante mundial del neoliberalismo económico mundial, ese que tanto dice odiar AMLO? ¿Le va a hacer la campaña a Donald Trump? ¿Logrará AMLO hacer el milagro de que los gringos, pero especialmente los mexicanos que tienen derecho a votar en Estados Unidos le perdonen todas sus groserías al güero loco y vuelvan a cometer otra metida de pata reeligiéndolo?

 

Comparte con tus amigos










Submit