Javier Duarte ¿preso político?

Javier Duarte ¿preso político?

Comparte con tus amigos










Submit

Javier Duarte fue detenido y se declaró preso político. Duarte fue el último gobernador priista de Veracruz, en el periodo 2010- 2016, se fue 40 días antes de finalizar su encargo. Durante su gobierno se distinguió por la corrupción, su enriquecimiento ilícito, pero también por colocar a su entidad en el primer lugar nacional de asesinato de periodistas, 17 de ellos fueron muertos.

Quizás Javier Duarte no lo sepa, pero un preso político es el que se opone al gobierno, al poder en turno, a través de sus ideas y manifestaciones, es decir, protesta en contra de ese sistema político. Y Duarte se enredó en su propia defensa, al señalar que es un prisionero político y que si hablaba en contra de alguien, por ejemplo, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, sería en contra de su voluntad. Pero López Obrador es quien dirige ahora el sistema que lo está deteniendo, o según su dicho al que se entregó.

La puesta en escena con un video en el que afirma que se entrega al gobierno y no que lo están deteniendo, tiene una serie de mensajes pero el principal es el de hacerse la víctima. El victimario haciéndose pasar por víctima con tal de que todos sus crímenes se olviden o que desaparezcan por completo.

Las turbias historias que se tejieron en su gobierno, van desde la aplicación de agua destilada presuntamente en lugar de medicamentos a niños con cáncer; el movimiento de dinero en efectivo supuestamente para beneficiar la campaña del entonces candidato a presidente Enrique Peña Nieto.

A su administración se le destinó la mayor cantidad de recursos económicos que ningún otro gobernador tuvo, no obstante de ello creció el monto de su deuda pública y a pesar de ello entró en una crisis financiera desde mediados de 2014. De acuerdo a datos de la época se suspendieron pagos a proveedores, a pensionados y a la Universidad Veracruzana, tampoco se realizó obra pública, ni mantenimiento, se sufrió de escasez de medicamentos, entre otras cosas.

Según se gastó el dinero en financiar campañas electorales, pero también en comprar ranchos y caballos pura sangre; durante su persecución, después de la denuncia realizada en su contra en 2016, se encontraron cajas con dinero que abandonó en su huida; bodegas con objetos suntuosos, entre ellas las libretas en las que su esposa Karime Macías escribía el mantra: Merezco la abundancia, merezco la abundancia.

Hoy Javier Duarte de Ochoa, exgobernador de Veracruz, con todo el cinismo del que es capaz se declara preso político; pero desde acá se puede escuchar un mantra, que como un susurro se repite: Mereces la cárcel, mereces la cárcel.

Comparte con tus amigos










Submit