Jornada electoral inédita

Jornada electoral inédita

Comparte con tus amigos










Submit

Nadie es invencible. Nadie. Ningún personaje, menos un partido político.

 

El mito del gran Aquiles, quien tenía el talón derecho por donde lo sostuvo su madre para hacerlo inmortal, es un ejemplo.

 

Y hasta en personajes caricaturescos como Superman y su vulnerabilidad ante la kriptonita, ayuda en casos así, por lo que el pelo de Sansón frente a Dalila nos ayuda también.

Si rascacielos como las torres gemelas de Nueva York pueden ser derribadas en segundos, como ocurrió el 11 de septiembre de 2001, con mayor razón un grupo en el poder.

 

Los desplazamientos generacionales son lo más común en los grupos y la alternancia en el poder y lo más natural, por lo que la euforia de quienes ya se sentían candidatos en Guerrero debe llamar a la reflexión.

 

Por lo que no existe en nuestro país ni en el mundo, un hombre sin debilidades o que se siente anticorruptible o con superpoderes centrando cualquier decisión en sus manos. Eso no es posible. Al contrario, es una desventaja.

 

Y como en los viejos tiempos, Coahuila e Hidalgo son ejemplos de ello. Estas entidades han sido el laboratorio de lo que puede ocurrir en Guerrero el año que viene. Aunque nada está escrito previamente. Todavía puede haber sorpresas.

 

Los nuevos partidos, también serán cruciales en las decisiones venideras, no solo los grupos de poder que se impondrán al seleccionar al candidato por encuesta, porque se ha demostrado que estas pueden ser manipuladas.

 

Un escenario electoral en el que la población sabe del valor de su voto. Y donde todo se decide el día de la jornada electoral.

 

Aunque hay quien le apuesta a ir construyendo un sendero o una carrera al paso de los años, está demostrado que más de lo mismo no es la mejor opción. Porque hay quienes manejan el discurso que ya les toca su turno por su trabajo dentro del partido, o simplemente los avala su carisma.

 

El día de la elección son otras las circunstancias que influyen en los resultados electorales. Si no, no existiría la alternancia en el poder.

 

Los ciudadanos son quienes emiten los sufragios y son miles, por lo que es incontrolable el fenómeno, de aquellos que les gusta predecir. A los ciudadanos los grupos de poder les pueden dar opciones de por quién votar, pero nunca órdenes. Pero bueno, todavía hay quienes confunden esperanza con confianza.

 

Comparte con tus amigos










Submit