La 4T: Utopía y distopía

La 4T: Utopía y distopía

Comparte con tus amigos










Submit

El presidente Andrés Manuel López Obrador visitó Guerrero y se encontró protestas por temas que forman parte de la agenda nacional y otros de la local, de cualquier forma los reclamos demuestran que a mitad del sexenio las explicaciones que se han dado por no resolver algunos conflictos que aun cuando no se originaron en la parte que corresponde tampoco se han solucionado. Otros, como el caso del Impuesto Sobre la Renta, sí es algo que se aprobó en su administración, aunque los afectados tienen la cortesía de no acusarlo.

Entre las protestas que encontró el presidente están la de los desaparecidos, los periodistas por el hostigamiento a su trabajo, demandas de basificaciones de los trabajadores de Salud del estado, así como de la Universidad Autónoma de Guerrero que piden que no se graven las prestaciones al salario que se afectaron por el Impuesto Sobre la Renta que se aprobó en esta legislatura mayoritariamente morenista; este es un problema generado en su gobierno, las demás son herencia de los anteriores.

Las protestas que se hicieron durante su recorrido por el territorio guerrerense es un recuerdo a López Obrador de que muchas cosas no se han solucionado durante la mitad de su gobierno.

Parte del triunfo de López Obrador y de Morena no se podría explicar por la indignación debido a la corrupción, al clima de inseguridad, al poderío de los grupos del narcotráfico, a la pobreza que viven millones de mexicanos, a la falta de empleo, entre otras, que se agudizaron sobre todo en los dos últimos gobiernos, uno del PAN y otro del PRI, con cuyos presidentes compitió como candidato. López Obrador obtuvo el triunfo en su tercer intento.

A raíz de su triunfo impulsa lo que denomina la Cuarta Transformación (4T), como una continuidad histórica a la primera transformación que es la Independencia, la segunda el periodo liberal que encabezó Benito Juárez, conocido como la Reforma; y el tercero a la Revolución Mexicana. La 4T se convirtió en la utopía del primer gobierno denominado de izquierda en el país.

La utopía se considera desde la imaginación publicada con el mismo nombre en el Siglo XVI, por Tomás Moro, junto con otros libros de Tomás Campanella, San Agustín, de una sociedad justa e igualitaria. La isla de Utopía es la sociedad ideal. Pero toda utopía tiene su distopía, que representa todo lo contrario, es decir, todos los aspectos negativos de la ideal. Y en la historia todas las experiencias que han buscado crear el mundo ideal más bien han terminado en un rotundo fracaso.

Le pasó a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), Venezuela y le ocurrió a Cuba y a Nicaragua, según los últimos acontecimientos que se han dado en estos últimos países. Quienes están apoyando a los gobiernos en estos dos países apoyan a un ideal, pero quienes protestan lo hacen desde su realidad.

López Obrador hizo una campaña basada en la idea de que primero los pobres. En el entendido de que acabaría con la desigual- dad económica, esa era su utopía; pero en realidad está alimentando una distopía, porque ni ha sacado de la pobreza, apenas les ha hecho entregas de dinero como parte de una política clientelar, al igual que se ha hecho desde hace casi 30 años. A diferencia de aquellos gobiernos neoliberales, este está aplicando los impuestos a la mayor parte de los contribuyentes cautivos, que son la clase media, y que en términos generales aporta el 40 por ciento de los recursos que capta el Gobierno federal por los impuestos.

Aunque el presidente asegura que durante su gobierno va a generar una nueva clase media, más solidaria y concientizada, esto será prácticamente imposible. Porque no se están generando empleos, por el contrario, por la pandemia del coronavirus se están cerrando fuentes de trabajo.

Así que la visita del presidente López Obrador a Guerrero en la que encontró las protestas no deja de ser un recordatorio de que ya lleva la mitad de su gobierno y no se han resuelto muchos de los problemas que heredó ni los que ocasionó, eso es la realidad, la realpolitik; no es la propaganda que está transmitiendo.

Comparte con tus amigos










Submit