La auditoría a la auditoría de la Auditoría

La auditoría a la auditoría de la Auditoría

Comparte con tus amigos










Submit

El informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en torno al costo de la cancelación del Aeropuerto de Texcoco será sometido a una auditoría por solicitud del área auditada, que considera que el reporte realizó mal los cálculos con el fin de dañar la imagen del Gobierno federal, por lo que la Cámara de Diputados hará una investigación y llamó a cuentas al auditor superior David Colmenares y a sus colaboradores para explicar las inconsistencias del reporte.

La comparecencia del funcionario del órgano auditor se hace luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador solicitó a la Cámara una investigación sobre los datos que considera dañan al Gobierno federal, en el informe de la Cuenta Pública del 2019, y en el que aparece el dato que causó la molestia del jefe del Ejecutivo, sobre el Aeropuerto de Texcoco; originalmente en el reporte la dependencia señaló que los costos de cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en Texcoco, sería hasta el triple de lo anunciado por la Presidencia.

El presidente respondió que él tenía otros datos. Y la ASF reculó con su información. La Auditoría Superior de la Federación reconoció inconsistencias en la cuantificación realizada y por lo tanto sería revisada exhaustivamente, y que por lo tanto el costo es menor a lo estimado. Pero el Ejecutivo ya molesto considera que esa información no solo es una deficiencia técnica sino también “una intencionalidad política”, de acuerdo a una carta que envió López Obrador a la Cámara pidiendo que se investigue.

En la misiva, el presidente de México subraya que las “falsedades contenidas en el informe, fueron utilizadas por la oposición conservadora y por la prensa que defiende al antiguo régimen corrupto para tratar de dañar la imagen de rectitud y honestidad de nuestro gobierno”.

Por lo que pide que se investigue. Dicho de otra forma, el presidente pidió que se haga una auditoría a la auditoría que se hizo al Poder Ejecutivo, a través de una dependencia del Poder Legislativo.

La revisión de las cuentas públicas y los gastos que hace el Poder Ejecutivo es una función del Poder Legislativo. Durante muchos años en la historia legislativa de México, el Legislativo estuvo sometido al Ejecutivo hasta que este perdió la mayoría absoluta, en 1997 con el presidente Ernesto Zedillo. Desde esa fecha el Poder Legislativo se convirtió en un actor relevante y asumió protagonismo porque quienes lo integraban ya no le debían el cargo al presidente, sino que construyeron su propia trayectoria.

Ningún otro presidente volvió a tener la mayoría en el Congreso hasta que las elecciones del 2018 le dieron la oportunidad a Andrés Manuel López Obrador y a su partido Morena de contar con la mayor parte de las curules en la Cámara de Senadores y de Diputados.

El informe de la ASF denuncia varias irregularidades, como en la Secretaría de la Función Pública que precisamente tiene entre sus atribuciones vigilar el manejo de los recursos públicos, la acusa de haber entorpecido las actividades e incluso de impedir la visita a las instalaciones. El mal manejo de los recursos que encontró la ASF fue reportado en su informe.

Se supone, debido a que hablan de errores de cálculos, que es un trabajo técnico. Sin embargo, del presidente Andrés Manuel López Obrador lo único que se tiene es el dicho de que cuenta con otros datos, un acto de fe a lo que asegura; y por el rumbo que están tomando las cosas, al parecer se tendrá que aceptar que la ASF se equivocó y al final de cuentas va a prevalecer la creencia sobre la evidencia.

Así, entre que la ASF hizo mal sus cálculos y que el presidente tiene otros datos, la información cierta sobre si el Aeropuerto de Texcoco será más caro o barato, será conocido hasta que termine el sexenio. Porque así funcionan las cosas en México.

Comparte con tus amigos










Submit