La CNDH y la Cuarta

La CNDH y la Cuarta

Comparte con tus amigos










Submit

Cuando los presidentes de la república postulados por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo Ponce de León comenzaron el proceso de modernización de la estructura política del país, hace una veintena de años, fundaron organismos autónomos los que le dotaron una u otra forma, de manera paulatina, de credibilidad y afinamiento hasta llegar hasta lo que más o menos conocemos, entre estos órganos se encuentra la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

La CNDH tuvo recién un proceso desaseado de elección de presidenta, en la que asumió como tal Rosario Piedra Ibarra, hija de la emblemática dirigente Rosario Ibarra; su proceso que se puede considerar a estas alturas como una imposición estuvo deslegitimada desde la votación, en la que el Partido Acción Nacional reclamaron un fraude electoral en el Senado, donde se votó la selección.

Pero además de eso, frente a la demanda de que se repusiera el proceso de votación, los senadores de Morena validaron el resultado tal como estaba y Rosario Piedra asumió como presidenta de la CNDH. La asunción de la presidenta del organismo encargado de la defensa de los derechos humanos se dio en medio de una gresca entre los legisladores, entre empujones y protegida por un cinturón de seguridad por senadores de Morena se leyó el dictamen y tomó protesta.

Para agravar su desgaste, en una entrevista con los reporteros al preguntársele sobre los asesinatos de periodistas en México, la nueva ombudsperson dijo desconocer si se han dado en lo que va de este sexenio. La respuesta o refleja desdén o una honesta ignorancia, la cual también es muy grave, sobre el papel que jugará en el organismo.

El organismo Artículo 19 contabiliza 11 periodistas asesinados en lo que va del sexenio de Andrés Manuel López Obrador, por esa razón la asociación se quejó ante la propia instancia por los dichos de su presidenta, así que el primer caso le tocará abordar será en contra sí misma.

El asunto es bastante paradójico que el proceso de deslegitimación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos está siendo impulsado por la hija de la reconocida luchadora por los derechos humanos en el país, y sobre todo de los desaparecidos, como lo es Rosario Ibarra.

Pero además de ello, la creación del organismo fue con la idea de legitimar a un gobierno que surgió con la fuerte mancha del presunto fraude electoral de 1988, su creación buscó certificar el carácter modernizador y dejar de tener las características del autoritarismo que distinguió a los gobiernos priistas.

La CNDH nació para frenar los abusos del poder principalmente de los funcionarios del Estado mexicano… y el organismo es parte de esas instituciones. Tratar de invisibilizar los asesinatos de periodistas es un abuso.

Poco a poco otros organismos autónomos del Estado mexicano se han ido desacreditando por el nuevo gobierno federal, que surgió con un altísimo grado de legitimidad lo que le ha permitido asumir un papel autoritario en la imposición como esta en la CNDH.

Ni duda cabe de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador continúa con un alto índice de simpatías populares, pero eso lo hace muy riesgoso en torno a las decisiones en las que se está atropellando la ley y se está deslegitimando los procesos de selección, porque hay muchos ejemplos de cómo el autoritarismo ha llevado a la catástrofe social apoyados por la gente.

Comparte con tus amigos










Submit