La CONASUPO

La CONASUPO

Comparte con tus amigos










Submit

En 1961 y por decreto presidencial de Adolfo López Mateos, se creó la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (CONASUPO), la gran empresa paraestatal reguladora del comercio en México, particularmente de granos básicos como el frijol y el maíz.

Entre 1961 y 1980 se crearían grandes almacenes de abasto y tiendas comunitarias de la CONASUPO en México, toda una infraestructura para almacenar granos y una extensa red de tiendas de leche LICONSA para favorecer a la población marginada, la cual aún existe, igual que DICONSA, que fue una filial de la CONASUPO y que milagrosamente se salvaron de ser privatizadas durante la era del salinato, cuando entró en México a tambor batiente la era económica neoliberal y el llamado libre mercado que acabó con prácticamente todas las cadenas productivas en el campo mexicano, el cual hoy vive el peor desastre de su historia, quizá equiparable con los tiempos de la Revolución mexicana.

Por aquellos años, el Gobierno era el que ponía los precios de garantía para el maíz, arroz, frijol, trigo, cebada, leche, etcétera, maniatándole las manos a coyotes y hambreadores, que nunca han faltado.

En esos años, hasta la cultura llegaba a las más remotas comunidades rurales a través de obras teatrales de dramaturgos nacionales e internacionales mediante bodegas rurales CONASUPO-BORUCONSA. ¡Qué hermosos tiempos aquellos, cuando había orden en México!

¿Por qué hago historia? Mire usted, el pasado 18 de enero en Zacatecas, tras dar a conocer los nuevos precios de garantía para granos básicos y leche, Andrés Manuel López Obrador prometió que México volverá a ser autosuficiente en materia alimentaria para no depender de los cárteles de los granos básicos.

En buena parte del siglo pasado, México fue autosuficiente en maíz, frijol, azúcar y otros productos de los que hoy y por obra de unos gobernantes tecnofondomonetaristas que se echaron en brazos del llamado libre mercado, depende alimentariamente del exterior en un altísimo porcentaje. ¡Qué peligroso que un día los cárteles de alimentos nos maten de hambre!

Ante los hombres del surco, en Zacatecas, López Obrador rememoró los viejos tiempos del Estado social mexicano. “Fíjense la desgracia, la paradoja, la contradicción: el maíz es originario de México, esa planta bendita que le da de comer desde hace siglos al pueblo y ahora, por culpa de estos tecnócratas irresponsables, corruptos, México es el país del mundo que compra más maíz en el extranjero. Fíjense hasta dónde hemos llegado”.

Y me asalta una pregunta: ¿DICONSA de hoy será la CONSUPO de ayer para rescatar al campo mexicano? ¿Y las compañías de seguros, como la Aseguradora Nacional Agrícola, que pagaban a los campesinos sus cosechas siniestradas también serán revividas? ¿Los nuevos precios de garantía anunciados por López Obrador acabarán con la anarquía en el precio del pan y la tortilla?

Si López Obrador logra sacar al campo mexicano del desastre, habrá que ponerle un monumento de buen tamaño, pero si no, pues no, porque entonces los mexicanos seguiremos como esclavos del imperio capitalista del mal.

Repetiré los nuevos precios de garantía anunciados por López Obrador: la tonelada de maíz, que en 1970 costaba 940 pesos, hoy costará cinco mil 600 pesos; el frijol será pagado a 14 mil 500 pesos la tonelada; el arroz será de seis mil 120 pesos la tonelada; el trigo, de cinco mil 790 la tonelada, y la leche, que por aquellos años costaba un peso con 20 centavos, ahora LICONSA se las pagará a los productores de leche sin bautizo claro a ocho pesos con 20 centavos.

México requiere, y con urgencia, revalorar a los hombres del campo, pues prácticamente todo lo que comemos es gracias a ese sector y a esos estoicos mexicanos que con las manos encallecidas y hasta con huaraches todavía nos dan de comer a los catrines de la ciudad.

Comparte con tus amigos










Submit