La credibilidad de las instituciones

La credibilidad de las instituciones

Comparte con tus amigos










Submit

Renuncias de servidores públicos a nivel federal, imposiciones en las dependencias, como FCE con Taibo, CFE con Bartlett o CNDH de Piedra Ibarra, y la sombra del golpe de Estado han afectado no solo la reputación de un partido en el poder, sino la de la institucionalidad con la que se debe manejar el primer jefe de la nación.

Existe incomodidad en algunos sectores que se sienten desplazados del poder, aunque no se asumen como oposición responsable, porque los otros partidos también están en el descrédito total.

Tuvieron su oportunidad y la desaprovecharon en términos generales. O la aprovecharon para beneficio de algunas reconocidas familias o grupos de poder, que hoy son los nuevos ricos, sea a nivel local o federal.

Todo parece indicar que, si se muere la esperanza y la credibilidad de las instituciones, se tendrá que pagar a los ciudadanos para que acudan a votar.

Por lo pronto, en la entidad, en el ánimo de propiciar la participación ciudadana, se han organizado los comerciantes para que aquellos que muestren que votaron les hagan descuentos en la compra de productos.

En el país hubo crecimiento cero y, si se emite papel moneda, se provocará inflación, pues el sistema productivo está, digamos, estancado.

La curiosa forma de gobernar de AMLO todavía no tiene pies ni cabeza.

Y la implementación de política pública pareciera que consiste en desmantelar las instituciones o al menos colocar al frente de ellas a sus amigos o conocidos.

Pareciera que el país tuviera una deuda con ellos y que la Cuarta Transformación se definiría como el pago de favores a hijos, nietos y bisnietos de los otrora luchadores sociales.

Colocar superdelegados fue otro craso error porque no hay visos de la política descentralizada de las dependencias federales.

Se suponía iban a ser contrapesos del poder, pero la inexperiencia de tales delegados federales ha demostrado que lo que se ha llamado la Cuarta Transformación es solo otra forma más para acceder al poder.

Lo último que quedaba era la esperanza de los ciudadanos hacia los hombres de poder; se suponía que la ideología que se pregonaba iba a traer resultados a los menos desfavorecidos, pero hay grupos que no han sido tomados en cuenta más que para las fotos.

Comparte con tus amigos










Submit