La democracia más antidemocrática

La democracia más antidemocrática

Comparte con tus amigos










Submit

La democracia norteamericana es la más antidemocrática del mundo. Cuando menos una docena de candidatos en Estados Unidos ganó la presidencia de la república mediante el voto popular indirecto, pero la perdieron ante el antidemocrático Colegio Electoral conformado por 538 electores y también ese antidemocrático Sistema Electoral ha llevado a la Casa Blanca a una docena de presidentes por la vía del fraude electoral.

A vuelo de pájaro, echémosle un visprivitazo a la democracia más antidemocrática del mundo. Los llamados Founding Fathers, esto es, los padres fundadores de Estados Unidos, idearon un sistema político-electoral mediante el cual las élites poderosas tuviesen el control absoluto del país mediante los votos del Colegio Electoral y no, de los votos populares.

¿Pero quiénes fueron esos Founding Fathers? Ahí le van y son siete miembros: John Adams, Benjamin Franklin, Alexander Hamilton, John Jay, Thomas Jefferson, James Madison y George Washington.

Le daré algunos ejemplos de candidatos ganadores por la vía del voto popular, pero perdedores por la vía del antidemocrático Colegio Electoral.

En 1824, Adrew Jackson obtuvo 38 mil votos populares más que John Quince Adams, quien vivió en la Casa Blanca.

En 1876, J. Tilden consiguió 264 mil votos más, pero Rutheford B. Hayes ganó la presidencia debido a que tuvo el apoyo casi unánime de los estados pequeños y se llevó sus electores.

En 1888, Benjamin Harrison fue elegido presidente con menos votos populares que Grover Cleveland. “Los votos de este último provenían casi en exclusiva del sur, por lo que el sistema cumplió su misión de prevenir la victoria de un candidato apoyado solo por una región del país”, según explican los sabiondos del derecho electoral gringo.
En el año 2000, Al Gore perdió la presidencia ante el republicano George W. Bush, el enano hijo, luego de que obtuvo solamente 266 votos electorales, es decir, tres menos que el repugnante Bush. Y en el 2016, Hillary Clinton perdió la oportunidad de convertirse en la primera presidenta de Estados Unidos, a pesar de haber obtenido una diferencia de 1 millón 752 mil 899 votos, pero el güero pelos de elote, Donald Trump, ganó en el Colegio Electoral con 306 votos electorales.
¿A qué viene a cuento todo este historial?

Mire usted. En el 2020 y en plena era del coronavirus que ya mató a más de medio millón de piochas, el demócrata Joe Biden aventaja en las encuestas a Donald Trump con más de 12 puntos porcentuales, lo cual nos indica que podría superar a la bestia trumpiana con entre seis y ocho millones de votos populares, pero podría perderla ante el antidemocrático Colegio Electoral como le ocurrió a Hillary y Donald Trump se convertiría en el décimo tercer presidente que vive en la Casa Blanca por la vía del fraude electoral o de ese  antidemocrático Colegio Electoral y muchas velas en el entierro tendrá el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien se prestó a la farsa política con su visita para favorecer electoralmente al güero loco, quien hoy vuelve a las andadas con el cochino  muro y con sus arrogantes injurias contra los mexicanos a los que no baja de criminales, pero AMLO jura y perjura que Donald Trump  respeta a México y no lo trata como si fuese una colonia de EE.UU. ¡No pus sí! ¡Qué incongruencia política tan monumental que ultraja a la dignidad de todos los mexicanos por haberse ido a poner de tapete electoral ante Donald Trump!
info@agenciamn.com

 

 

 

Comparte con tus amigos










Submit