La efervescencia electoral

La efervescencia electoral

Comparte con tus amigos










Submit

En plena pandemia y con una ola de contagios y decesos que no concluye, la guerra por los espacios de poder está en pleno apogeo.

Cifras o datos maquillados al principio por el método centinela que solo tomaba muestras de personas contagiadas, ante la falta de pruebas para diagnosticar contagio e información oficial confusa, hoy la OMS presenta una opinión sanitaria para nuestro país. Lo que debería obligar a posponer la fecha de la elección en nuestra entidad hasta que haya condiciones para ella.

Se han emitido reglamentos muy duros y pronunciamientos en torno a la limitada apertura de la economía, pero, en cuestiones electorales en la entidad, parece o todo indica que hay un descontrol.

Los electores observan impávidos cómo los grupos de poder se agrupan y desagrupan y se forman alianzas en torno al reparto de precandidaturas; pero eso ocurre ante el organismo electoral y con las medidas sanitarias adecuadas.

Sin embargo, ningún partido tiene nada asegurado. Las alianzas no son lo que se esperaba; al contrario, se observa ruptura por ser el candidato elegido y cuarto para las doce, y con el reloj electoral encima, no logran ponerse de acuerdo los aspirantes.

A pesar de los descalabros de los últimos dos años, y de que a nivel federal no tienen hegemonía, mucho menos a nivel local, todavía hay quien en plena pandemia le apuesta a ganar perdiendo.

Ha sido una mala decisión en plena pandemia, y con la observación de la OMS, continuar con un proceso electoral que no lleva a camino alguno.

Apostarle que a finales de junio habrá vacuna y saldrán a votar es como la apuesta que hizo el Gobierno federal al posponer fechas del retorno a la nueva normalidad.

Quienes dirigen el sector educativo han sido los más mesurados al no permitir que se abran las escuelas, ni siquiera para asesoría, pues el riesgo de sectores vulnerables es aún latente.

Por lo que posponer la jornada electoral sería lo más sensato, así como se ha pospuesto una y otra vez la apertura de espacios públicos y de actividades no esenciales.

La OMS se refería, además de la población, a quienes deciden el tratamiento sanitario de los contagios en el sentido de que “México debía tomar en serio la pandemia”, porque no es momento de hacer festejos.

Comparte con tus amigos










Submit