La fuerza de los movimientos

La fuerza de los movimientos

Comparte con tus amigos










Submit

La virgen de Guadalupe, en imágenes en el plantón que organizó “FRENA” ( Frente Nacional Anti AMLO), solo espero que del otro lado no estén los evangelistas y Lutero.

 

Los movimientos sociales espontáneos tienen una razón de ser, y cuando son reales, estos triunfan. Son producto de un fenómeno social.

 

Cuando un movimiento es artificial manipulado, se descompone y tiene poca duración. En este caso favorecerá al sistema presidencial. México no quiere romper el sistema federalista donde cohabitan tres poderes de la República, no a la disrupción política, nada gana México con una renuncia. Se tienen que completar los ciclos políticos. Ni más ni menos.

 

Esta protesta que se da debilitará a los verdaderos frentes que podrían unirse en las elecciones de 2021.

 

A veces esos movimientos son inventados por los propios adversarios para abortar a los verdaderos. Suelen sonar a provocaciones.

 

En un extremo recordemos el incendio del edificio del Parlamento de la Alemania de Hitler, “el Reichstag”, el 27 de febrero de 1933, que culpó a los comunistas y judíos y desató una persecución, represión y hasta incauto sus bienes, por más pobres que fueran. Una provocación a modo para que el partido nazi se fortaleciera.

 

Los movimientos hechizos no impactan y menos cuando sus ideas no concitan unidad en lo prioritario para México que es libertad política, Estado laico, democracia, salud, paz y empleo. Y un objetivo que se olvida que es la defensa del medio ambiente y la ecología, la flora y fauna que están siendo atacados por la “modernización” y utilización de energía que mata la vida.

 

La protesta de “FRENA” en la capital de la República trata de repetir una de las acciones de AMLO en 2006 cuando tomaron las avenidas Reforma y Juárez, esa fue una salida política que le dio el hoy presidente de la República al descontento real por los resultados en la elecciones donde ganó oficialmente Felipe Calderón por 0.7% de puntos porcentuales.

 

En ese momento la gran encuestadora María de las Heras, sacó en el periódico “El País que el 49% de los mexicanos consideraba que había existido fraude, contra un 43% que consideraba que no lo hubo” .

 

Había un descontento real masivo y se tenía que darle una salida política y esta fue el plantón desde Avenida Juárez hasta Paseo de la Reforma, que se debilitó al pasar el tiempo. Pero no frustró a sus seguidores.

 

Posteriormente ese plantón tuvo efectos negativos y se expresaron en la votación de 2012. No votaron masivamente por él. Pero subrayo, a los movimientos siempre hay que darles una salida para que estos no se descompongan, o tomen otro camino que pudo haber sido la vía armada o bien la gente perdiera esperanza en sus creencias. Este fue el caso.

 

En 1988 Cuauhtémoc Cárdenas la salida política que le dio al movimiento social que luchaba contra el fraude electoral, fue la creación del PRD. Ahí nació el liderazgo de López Obrador.

 

Si no se dan esas salidas políticas se pueden producir periodos más o menos prolongados de comportamiento apático y de anomia, que puede desembocar en la enajenación y eso es peor para país al que le urgen garantizar la libertad política.

 

Los movimientos sociales reales son masivos, es la irrupción de las masas, de los ciudadanos llamados a la acción con unas demandas sentidas, no inventadas y lo que sucede en el centro de la capital, no cuajó.

 

PD: 73 493 defunciones por coronavirus. 20.09.20.

 

Comparte con tus amigos










Submit