La Guelaguetza, lejos de los oaxaqueños

La Guelaguetza, lejos de los oaxaqueños

Comparte con tus amigos










Submit

Afuera, turistas nacionales y extranjeros no paraban de llegar, mientras en las inmediaciones del inmueble los revendedores hacían lo posible por obtener el mayor margen de ganancia con la venta de boletos de la última función a la vista de autoridades del estado y municipio


MÉXICO.- En el auditorio de la Guelaguetza la fiesta del Segundo Lunes del Cerro comenzó casi en punto de las 10 de la mañana, con la danza de las Chinas Oaxaqueñas de los Valles Centrales.

     Afuera, turistas nacionales y extranjeros no paraban de llegar, mientras en las inmediaciones del inmueble los revendedores hacían lo posible por obtener el mayor margen de ganancia con la venta de boletos de la última función a la vista de autoridades del estado y municipio.

     “Quiere boletos para ahorita, mire cuántos necesita, uno, dos, cinco, se los doy en tres mil pesos, tengo varios”, insistía el revendedor a un turista que le tomó de inmediato la palabra y sacó de su cartera seis billetes de a 500 para hacer la compra.

     Mientras otro revendedor aseguró “están a muy buen precio, debería de aprovechar que todavía tenemos porque en redes sociales  se estuvieron ofreciendo hasta en 15 o 20 mil pesos, y en el Zócalo hasta en cinco mil”.

     Sentados en una de las escaleras que dan acceso al evento, una pareja que vive en la Ciudad de Oaxaca se cubre del sol con uno de los trípticos del evento y señala con coraje que no pudo entrar a disfrutar de la cultura de su pueblo:

     “Este es el tercer año que hacemos el intento, nos formamos desde antes de las cinco de la mañana y ya no alcanzamos lugar, es muy injusto porque la mayoría de lugares los regalan las autoridades a sus familiares y amigos así como la gente común y corriente como nosotros no tenemos ninguna oportunidad para entrar.

     “Desgraciadamente y a pesar de que la Guelaguetza existe por la participación exclusivamente de oaxaqueños, somos precisamente los oaxaqueños los que tenemos prohibido disfrutar de nuestra festividad, sobre todo por los precios de los boletos.”

     En una parte de la explanada del Auditorio, locales comerciales ofrecen productos alusivos a la celebración, mientras cerca de ellos, familiares de desaparecidos denuncian la indolencia del gobernador Alejandro Murat Hinojosa ante el sufrimiento de padres y hermanos de las víctimas:

     “Le hicimos hace tiempo una petición al gobernador de crear una Comisión de Atención a Víctima de Personas Desaparecidas y hasta la fecha no nos ha respondido a pesar de que somos el único estado que no cuenta con esta comisión” señala el hermano de José Alberto Martínez Santiago desaparecido el 15 de Octubre de 2016.  A su vez, Carlos Román Rubén desapareció el 14 de marzo de 2011 –dijo su hermana visiblemente afectada.

     En una de las puertas de acceso, los participantes de una de las delegaciones en el Segundo Lunes del Cerro se apresuran a entrar al auditorio y de forma ordenada se pierden tras la puerta.

     Adentro, en uno de los palcos, Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del Presidente Andrés Manuel López Obrador, observa la celebración en compañía del gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, así como del titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos entre otros funcionarios.

    Más tarde se presentó la delegación de San Juan Bautista Tuxtepec para interpretar Flor de Piña, baile tradicional en el evento que entusiasmó a los presentes quienes ofrecieron fuertes aplausos a las participantes –que no reciben pago alguno– quienes ataviadas con un huipil multicolor y descalzas ofrecieron una rápida danza agradeciendo la cosecha de piñas.

Comparte con tus amigos










Submit