La herencia a los ayuntamientos

La herencia a los ayuntamientos

Comparte con tus amigos










Submit

La alternancia en el poder que se ha vivido en diversos municipios como Acapulco, Iguala, Tixtla, ahora en Chilpancingo, se debe a que la ciudadanía está cansada de la forma en que se ejercen los recursos públicos por parte de los ediles, los cuales, en la mayoría de los casos, se han manejado en discreción.

Es por eso que el SUSPEG no reconoce las 86 plazas entregadas en Chilpancingo, 50 plazas en Iguala y 55 en Acapulco; aducen a que son anómalas por haberse entregado en forma unilateral por los ediles salientes y sin el reconocimiento del sindicato, por lo que se les considera ilegales y ahora están impugnando ante la Junta de Conciliación y Arbitraje porque dichas plazas fueron entregadas sin que hubiera convocatoria para los trabajadores de confianza o con poca antigüedad, entre otras irregularidades, lo cual es lamentable y muestra la poca responsabilidad con que se condujeron los exediles.

Si eso no fuera suficiente, la CFE entregó al Congreso local la lista de sus deudores: Acapulco, con 367 millones 794 mil 683.55 pesos; Florencio Villarreal, con 10 millones 734 mil 672.58 pesos; Ayutla de los Libres, con 10 millones 565 mil 401 pesos; Malinaltepec, con 10 millones 406 mil 296.79 pesos; Cuautepec, con ocho millones 599 mil 136.80 pesos; San Marcos, con seis millones 726 mil 139 pesos; Eduardo Neri (Zumpango), con seis millones 463 mil 363.01 pesos; Tecoanapa, con cinco millones 893 mil 84 pesos; Chilpancingo, con cinco millones 621 mil 548 pesos; Cuajinicuilapa, con cuatro millones 395 mil 590. 97 pesos; Metlatónoc, con cuatro millones 347 mil 142.34 pesos; Iliatenco, con cuatro millones 92 mil 923.45 pesos; Xochistlahuaca, con cuatro millones 82 mil 261.55 pesos; Leonardo Bravo, con tres millones 801 mil 602 pesos; Zapotitlán Tablas, con tres millones 310 mil 506.69 pesos; Azoyú, con tres millones 120 mil 343.60 pesos; Copala, con dos millones 683 mil 823.27 pesos; Ometepec, dos millones 653 mil 228.14 pesos; Atlamajalcingo del Monte, con dos millones seis mil 736.14 pesos; Atoyac, con un millón 866 mil 578 pesos; Acatepec, con un millón 638 mil 600 pesos; Tlacoachistlahuaca, con un millón 535 mil 623.84 pesos; Apaxtla, con un millón 405 mil 837.92 pesos, y Tlapehuala, con un millón 334 mil 801 pesos, situación crítica para los actuales ediles, porque tendrán que hacer las gestiones y tramitar los créditos para solventar dichos gastos en el corto plazo.

Así que el problema de la inseguridad, la poca credibilidad de la Policía municipal y la tolerancia de los grupos de civiles armados, aunado a la impunidad o la falta de suministro de agua potable en los hogares, la saturación del relleno sanitario, del panteón y del mercado se suma a la larga lista de pendientes que tendrán que resolver los actuales ayuntamientos, como la proliferación de vendedores ambulantes en vía pública y el uso de la misma, como paradas, estacionamientos del transporte público o circulación de miles de autos sin que cuenten con las vías adecuadas para ello; no hay reordenamiento territorial, lo que ha provocado decesos y pérdidas millonarias por ensolve de barrancas y protestas en las calles, lo que ha mostrado una y otra vez el malestar de los ciudadanos.

 

Comparte con tus amigos










Submit