La ley AMLO

La ley AMLO

Comparte con tus amigos










Submit

A nadie más que a AMLO le interesa la ley reglamentaria para la revocación de mandato, hoy llamada la ley AMLO. Extrañamente a López Obrador se le olvidó dicha leycita y también a sus paniaguados diputados y senadores morenistas, menos al bloque opositor que conforman PRI, PAN y PRD que juzgan ocioso legislar “al vapor”.

¿Por qué a AMLO se le queman las habas para que le aprueben su leycita antes del 31 de agosto cuando concluyen los trabajos de la actual 64 Legislatura federal? ¿Por qué tanto interés cuando lleva dos reveses políticos consecutivos en las urnas, el 6 de junio cuando su partido Morena obtuvo a duras penas 16 millones 136 mil 841 votos y el segundo descalabro el 1 de agosto en la Consulta Popular para enjuiciar a los “actores políticos del pasado” cuando apenas obtuvo un puñito del 7 por ciento de los votantes inscritos en el padrón electoral a nivel nacional? ¿AMLO estará apostándole a la simulación política, es decir, a las encuestas pagadas que lo ubican todavía extrañamente con más del 50 por ciento de la aprobación de la gente a nivel nacional? Las encuestas no pagadas por la Presidencia de la República arrojan “otros datos”.

¿A quién le interesa una votación ideada para que AMLO salga de la Presidencia? ¿Se sentirá ya cansado, como se le ve en las fotografías en las que ya aparece como un viejito chochero, cansado y sin ilusiones? ¿Estamos ante el capricho de una ley AMLO que debe salir como salga, porque es el capricho del dios sexenal?

Solamente a AMLO le interesa su leycita que estaría predestinada a correr la misma suerte que la “ley Zaldívar”, es decir, el transitorio del artículo 113 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación que ya es motivo de impugnación por inconstitucional y por llevar dedicatoria para un solo hombre, como ocurrirá con la ley orgánica para la revocación de mandato que está predestinada a aplicarse en futuros sexenios porque la actual fue hecha con manufactura AMLO y para beneficiar a AMLO.

Pareciera que la oposición tiene la oportunidad de expulsarlo de la Presidencia y que los partidos adversarios movilizarán simpatizantes para recabar los tres millones de firmas que se requieren para que sea legal la “consulta ciudadana” (en realidad una elección, pero al revés: no para designar, sino para correr al mandatario).

Pero, además sin la ley orgánica, la revocación de mandato no puede tener efecto pues no se sabe en qué condiciones debe llevarse a cabo y lo único que se sabe es que tendría que ser el 40 % del padrón electoral nacional, es decir, 37 millones 400 mil votos para que el presidente sea ratificado, cuando todos sabemos que fue electo por seis años y él juró cumplir y hacer cumplir la Constitución. De tal manera que es ocioso y perverso lo que AMLO pretende con su leycita mamila.

Si obtuviese menos de esa cantidad de votos, ¿AMLO tendría el valor de dejar la silla presidencial o estamos ante un acto en el que el presidente pretende darse un tiro en el pie para irse a la rechintola o al rancho ese que tiene nombre muy feo? ¿Verdad que estamos ante una leycita AMLO necia y sin ninguna razón de ser?

Comparte con tus amigos










Submit