La llamada crisis de conciencia

La llamada crisis de conciencia

Comparte con tus amigos










Submit

La Iglesia y el ejército eran temas tabús en nuestro país. Generaban polémica y limitaban la libertad de expresión. Con el paso del tiempo y a pesar de todavía manejarse con sus propios tribunales, estos espacios de poder han desdibujado su legitimidad entre la población.

Las redes sociales han permitido compartir información como la del caso de Naasón Joaquín García, líder de la iglesia La luz del Mundo acusado de abuso sexual a menores.

El Estado laico se garantiza en la educación en el artículo 3 y la libertad de creencias en el artículo 24 de la Constitución.

Sin embargo, dichas organizaciones religiosas son votos seguros porque hay municipios que marcaron la diferencia o inclinado la balanza, en la reciente elección como el caso del ayuntamiento de Chilpancingo. Y como era de esperarse se creó la dirección de asuntos religiosos.

Además, el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, monseñor Salvador Rangel Mendoza, ha emitido opiniones con relación al tema de la seguridad en la entidad. Y ha señalado que la guardia nacional “no tiene pies ni cabeza, o es militar o es civil”. Y en su momento también señaló que “la ley de seguridad interior fue hecha al vapor”. También ha mencionado que en el Vaticano saben que mantiene pláticas con miembros del crimen organizado para alcanzar la paz en la entidad.

La reciente emboscada del 26 de septiembre en Balzamar, municipio de Leonardo Bravo donde perdieron la vida 3 militares y otros enfrentamientos entre civiles armados y policías estatales como el de Aguililla en Michoacán, solo puede ser comparada con los 70 mil muertos de la guerra contra el narcotráfico de calderón.

¿Por qué sacar el ejército a las calles? Cuando su adiestramiento ha sido severamente cuestionado, por la nula reacción en los enfrentamientos o la falta de coordinación entre corporaciones policiacas.

La amnistía prometida a los grupos delictivos, en campaña, por el ahora Presidente de la República, no ha surtido efecto, porque el comisario de Las Margaritas, Esteban Arellano González ha señalado en otras palabras que se sienten timados, porque 27 pueblos no sembraron amapola ésta temporada de lluvias, no sólo porque hayan cumplido con un compromiso pactado con el gobierno, sino porque bajó el precio del producto drásticamente de 30 mil a 4 mil pesos el kilo de goma.

Analizar el respeto a la integridad humana, o a la vida, no ha sido tarea fácil. Porque el valor de la existencia en menos importante que el de la estabilidad económica. Por ello es que la legalización de la amapola y el cultivo de mariguana, vendría a traer paz en la entidad y a la tranquilidad de conciencias.

Comparte con tus amigos










Submit