La lotería y el avión

La lotería y el avión

Comparte con tus amigos










Submit

¡No era una ocurrencia … era una ideotota! El avión presidencial seguirá convertido en una cortina de humo para esconder los grandes problemas nacionales, como el desabasto de medicamentos en hospitales, la desastrosa economía, la macabra inseguridad que dejó 35 mil 588 asesinatos dolosos en el primer año de desgobierno de AMLO y tantos problemas más que son escondidos cuando el presidente les echa la culpa a los gobernantes del pasado y lo saca al bulto en el presente.

AMLO ya presentó este martes un chachito de muestra que costará $500 y con los cuales bolseará a los mexicanos en un infame y demencial caso de populismo político, con el que ahora pretende comprar medicamentos cuando los recursos del avión presidencial ya fueron comprometidos por buena parte del país para meter agua potable, alumbrado público, vigilancia y, en fin, que el señor presidente está como esos mexicanos que se meten en tandas ilusionados en recibir primero para resolver sus broncas económicas y a sus acreedores les venden la ilusión de que van a recibir su tandota y se pondrán a mano con ellos, pero después salen con que dijo mi ama que siempre no, igualito que el presidente. ¿Eso es seriedad en la institución presidencial?

Mi modesta opinión es que no le hagamos el caldo gordo al populismo ramplón de AMLO. Imagínese que en una de esas le pega al gordo del avión presidencial y ¿qué haría con él?, ¿dónde lo estacionaría? De entrada, tendría que pagar a Hacienda un dineral de impuestos sobre la renta, tendría que contratar pilotos, a menos que quiera ponerle el piloto de la estufa o del boiler, tener un estacionamiento exclusivo, una pista de aterrizaje con una torre de control o descontrol y, para todo ello, se requieren permisos y pachocha para tramitarlos. O ¿lo vendería a sabiendas de que, a un año de desuso, el aparato presidencial ya está más chatarra que la comida rápida?

El caso es que las ocurrencias absurdas y surrealistas del señor presidente no tienen límite. No hay seriedad en la conducción del país y habrá que decirlo muy claro: ¡sea usted serio, señor presidente!, para que se le respete como manda Dios.

Y, a propósito, una más de AMLO: ante la inminente llegada del coronavirus a México, que ya dejó más de 130 muertos en China y otras partes del mundo y millones están infectados, el inquilino de Palacio nos tranquiliza diciendo que “México está preparado para hacerle frente a la pandemia del siglo”. ¿Cómo, señor presidente, sin medicamentos en hospitales, con tecitos caseros, con aspirinas y mejoralitos? ¿Dónde están las vacunas o pretenderá el ocurrente presidente combatir el coronavirus como combate a la delincuencia con “abrazos y no con balazos”?

Sin duda que la peste del coronavirus será otra inmejorable oportunidad para manipular a la sociedad mexicana, como ocurrió en el 2009 con la famosa fiebre porcina, conocida como H1N1, pero que resultó un monumental engaño con el cual las llamadas farmacéuticas transnacionales de la muerte se hincharon de billetes vendiendo a decenas de gobiernos del mundo millones y millones de supuestas vacunas para la influenza.

La respetuosa recomendación de este átomo de la comunicación es que no sea presa del pánico, que extreme precauciones y que no panda el cúnico.

Y, en otro asunto, la Morena del presidente se resquebraja. Tiene tres jerarcas nacionales: AMLO, la Polevnsky y el intrauterino Alfonso Ramírez Cuéllar, incondicional de ya sabe quién que pretende resolver la sucesión de la dirigencia nacional de Morena con una encuesta.

¿Se acuerda quién la sugirió? ¡Vaya manera de quebrarse la cabeza! La cuestión es que Morena podría ser flor de un día en las próximas elecciones federales, pues salió peor que el PRD.

 

Comparte con tus amigos










Submit