La pelea entre Eddie Guerrero y CMLL que lo llevaron a salir de la empresa

Comparte con tus amigos










Submit

Antes de tener éxito en Triple A y en las empresas extranjeras, el luchador pasó por la ‘Seria y Estable’, pero varias diferencias creativas hicieron que abandonara la empresa


Con su mítica ideología “mentir, engañar y robar”, Eddie Guerrero se convirtió en uno de los luchadores latinos más reconocidos en todo el mundo. Su carisma dentro del ring y su talento nato lo catapultaron a la fama, tanto en México como en Estados Unidos; sin embargo, previo a su ascenso, tuvo algunas complicaciones con algunas empresas que estuvieron cerca de frenar su carrera.

Eddie nació el 9 de octubre de 1967 en El Paso, Texas. Hijo del mítico luchador Gory Guerrero, fue influenciado por su padre para interesarse por la lucha libre, por lo que desde pequeño sabía que era su vocación. En su adolescencia, recibió una beca deportiva en la Universidad de Nuevo México, gracias a su talento en la lucha olímpica. A pesar de ser uno de los atletas con más proyección en su generación, decidió dejar Estados Unidos y se mudó a México, con el fin de entrenar lucha libre junto a su padre Gory y su sobrino Chavo. Tras años de preparación, en 1987 debutó en Ciudad Juárez, Chihuahua en la Empresa Mexicana de Lucha Libre (hoy CMLL). En aquella lucha hizo pareja con El Matemático para enfrentarse a Flama Roja y El Vikingo.
Luego de su esperado debut, Eddie, junto con Chavo y su hermano Armando, continuaron en el circuito mexicano, así como tener algunas apariciones esporádicas en Estados Unidos. Por lo tanto, al llegar a la Arena Coliseo los aficionados ya identificaban a los Guerrero, aunque la administrativa tenía algunos problemas con ellos. Bajo el nombre de Máscara Mágica, Guerrero participaba en las primeras luchas de la cartelera. Aunque recibió una oportunidad titular ante Bestia Salvaje, su carrera se estancó mucho tiempo en dicha zona, e incluso tuvo problemas con el programador Juan Herrera. En su libro autobiográfico Trampeando Muerte, Robando Vida, Guerrero cuenta su dura relación con Herrera, a quien describe como “un idiota y no sabía nada de lo que hacía”. En dicho texto menciona que el programador era una persona prepotente y abusaba de su poder como administrativo de la empresa.
Tras esto, cuenta la vez que lo dejó de programar debido a una pequeña confrontación entre ambos. “Un día Juan se me acercó y me dio una palmadota en la espalda. En vez de aguantarme me volteé y lo empujé. A partir de ahí, me empezó a molestar dejándome de programar. Finalmente fui a hablar con él a ver qué pasaba. ‘Yo soy el jefe’ – me dijo, sacudiéndome el lápiz. ‘Me tienes que respetar. Jamás me vuelvas a poner una mano encima'”.
“Le dije que no lo volvería a hacer y todo volvió a la normalidad. Pero él continuó siendo una piedra en el zapato, golpeándome en la espalda, pegándome en las orejas, y sabiendo que no le podía hacer nada”.
Guerrero nunca pudo reclamar nada y soportó mucho tiempo el abuso de autoridad por parte de Herrera. Sin embargo, en ese tiempo no sólo era la administración, sino también algunos conflictos de egos entre otros luchadores. Por consiguiente, Eddie no aguantó más los malos tratos, así como las carencia de oportunidades, y dejó el Consejo en 1993.
Ante todo pronóstico sorprendió a propios y extraños cuando llegó a la Triple A ese mismo año. Pese a tener puesta la incógnita de Máscara Mágica, enfrente de todos los espectadores decidió quitarse la incógnita y revelar su verdadera identidad. Ya luchando bajo el nombre de Eddie Guerrero, demostró que no necesitaba de ningún personaje para brillar, además que el nombre pertenecía al Consejo.
En aquellos años en la Tres Veces Estelar, Eddie fue uno de los luchadores más queridos pese a ser rudo. De esta forma ascendió rápidamente y viajó a Japón para tomar experiencia internacional. Gracias a ello, llegó a Estados Unidos como una estrella, poniendo en alto el talento mexicano en el extranjero.
Comparte con tus amigos










Submit