La política, un espectáculo

La política, un espectáculo

Comparte con tus amigos










Submit

Las cosas se han complicado para todos los ciudadanos, porque la política pasó a ser un mero ejercicio publicitario, un espectáculo mediático que ha perdido su esencia. Y lo mismo las encuestas fallan que los análisis más lúcidos. Las tendencias son por demás impredecibles.

Y un candidato que gane de manera por demás contundente, al cabo de un año, puede tener como resultado de su administración un desastre.

Más que propuestas, pareciera que la estrategia de los candidatos es la mera agenda política, emitir un pronunciamiento, luego hay asombro en la sociedad y congoja en la clase política, genera debate y finalmente el que emitió la declaración sale a corregir o tienen emisarios o voceros que les enmiendan la plana señalando que lo malinterpretaron; a la semana siguiente se repite el suceso y así sucesivamente mientras dura la campaña, por eso les urgía a los partidos políticos tener campañas lo más cortas posibles y sobre todo, que se aprobara la reelección. Ambas situaciones son un hecho.

La idea es salvaguardar la “gobernabilidad” sin el mayor empacho de con quién o con qué fin del grupo de poder con el que pactan. Y en ese afán posponen una y otra vez los problemas.

El debilitamiento de las instituciones también se ha convertido en el único fin de las protestas sociales, aunado a servidores públicos que sólo les interesa ver qué toman del presupuesto público con el consabido escándalo mediático que provoca morbo entre la sociedad que se nutre de ese espectáculo. Y tenemos una sociedad que se conforma con eso, porque es mejor a reflexionar en torno a cómo mejorar la situación social actual.

Comparte con tus amigos










Submit