La problemática escolar

La problemática escolar

Comparte con tus amigos










Submit

EN LA SECUNDARIA, PRINCIPALMENTE LOS ORIENTADORES Y DE TRABAJO SOCIAL, DEBERÍAN TENER LA NECESIDAD Y CAPACIDAD para conocer al muchacho. Llevar un control de calificaciones, estudiar las causas particulares de reprobación (considerando, por ejemplo, posturas no recomendables, desorden, malos hábitos de estudio, presencia de elementos perturbadores, falta de pulcritud, incumplimientos, irresponsabilidades, etc.), conocer aspectos como la estatura, el peso, la talla, la robustez, la medición de la vista, agudeza visual, detectar problemas de visibilidad, del oído, de la agudeza auditiva; darle importancia a otros aspectos como el carácter.

HAY NIÑOS INQUIETOS Y TRAVIESOS, HAY NIÑOS CALLADOS Y SUMISOS, INTROVERTIDOS Y EXTROVERTIDOS; CADA UNO TIENE su propia manera de actuar; los hay obedientes y desobedientes que piensan que las normas de conducta son conspiraciones en su contra. Sin embargo, todos son niños sanos. Es muy importante el trabajo de los orientadores y trabajadores sociales, como lo es el poner en conocimiento de los involucrados en el proceso, los logros y adelantos en este renglón. Deben trascender las estrategias.

TODOS SABEMOS QUE EL PROFESOR —Y CON ELLOS TRABAJADORES SOCIALES Y ORIENTADORES— TIENE QUE SER CONGRUENTE con la responsabilidad de la que se están investidos, so pena de ser reclamados y demandados por la comunidad. No se puede seguir estragando a la educación con prácticas concusivas, que encubiertas o manifiestas, ya van siendo comunes, entorpeciendo aún más y de grave manera a la estropeada voluntad e interés de los estudiantes por lograr por sí mismos la superación; además, de que pudiera crearles adicción perenne. Tampoco se debe permitir que proliferen las falsas posturas de redención y el juego del doble sentido de ilécebras encubiertas que generalmente logran escisiones, cismas, rupturas, disensiones y disidencias en las escuelas.

INMERSOS YA EN LA INERCIA DEL CAMBIO Y LA RENOVACIÓN DE LOS PROFESORES E INTERESÁNDOSE EN LOS PROBLEMAS, LOS padres se deben poner en contacto con los maestros para sugerir y criticar con la intención de dar a los muchachos lo mejor de lo mejor. A propósito de “criticar”. Salvo excepciones, dado los índices de pobreza, marginación e ignorancia comunes, no deberá confundirse ningún padre en que la crítica, conlleva la disposición de imponer criterios reñidos con la pedagogía. Pudiera suceder que alguno pretenda indicarle al profesor, el cómo impartir su clase. Esto en el hipotético caso en que un padre sepa realmente del grado de aprovechamiento de su hijo.

EN MUCHAS OCASIONES, LOS PADRES, SO PRETEXTO DE ESTAR ENFRASCADOS EN SUS ACTIVIDADES DIARIAS, NO SE LES ANTOJA revisar los cuadernos, de cuáles son las actividades diarias escolares de sus vástagos o descendientes; estos son quienes generalmente encuentran motivos para criticar, no solamente al maestro sino a la propia escuela. Creo que esa es la razón por la que no se debe permitir, como se ha pretendido oficialmente, el involucramiento de los papás, en asuntos netamente de educación en el ámbito interior de las aulas. Son muy raros los papás que están enterados de los comportamientos de sus hijos, no digamos en la escuela, sino en casa y aún en la calle.

FIN.

Comparte con tus amigos










Submit