La reconciliación

La reconciliación

Comparte con tus amigos










Submit

El adjetivo “partidista”, relativo al partidismo, del celo exagerado a favor de un partido político.

La palabra “partido”, con definición de lo que divide desde la oposición de ideas y tendencias a favor y en contra. Y con lectura expresiva en frases como “sacar partido”, obtener provecho de algo, y “tomar partido”, adoptar una decisión u opinión a favor de una de las partes en una contienda, sea en política electoral o deportiva.

Y ya no la división matemática o algebraica, la acción y el efecto de dividir, con la máxima del filósofo italiano Nicolás Maquiavelo (Niccolò di Bernardo dei Machiavelli), quien justificó su patriotismo por Italia contra el dominio de pueblos bárbaros, incluidos los romanos: “el fin justifica los medios”, frase también atribuida al emperador francés Napoleón Bonaparte por el clamor de Maquiavelo dirigido a un salvador inhumano sin importar los medios para que Italia tuviera unidad, grandeza e independencia gracias al dominio que ejercían los pueblos bárbaros de tiempo remoto. 

El bárbaro o barbarismo predomina en el tiempo actual.

La máxima de Maquiavelo “el fin justifica los medios” la aplican políticos o partidos en su lucha por el poder.

También por la división entre políticos y respectivos partidos, la máxima del autor de “El príncipe” fue enunciada por el senado romano: “dividir para reinar” (divide ut regnes). Maquiavélicamente, se practica para atacar verbal, por escrito o con abucheo, como la agresión pública en contra del gobernador Héctor Astudillo Flores el 11 de enero en Tlapa de Comonfort.

El gobernador de Guerrero, después del abucheo, ratificó respeto a la investidura presidencial luego de las expresiones vertidas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien pidió respeto para el gobernador, al que le manifestó su invitación para que lo acompañe en las visitas a regiones guerrerenses.

El gobierno democrático tiene el deber de respetar, de asegurar la igualdad de todos, civil y jurídica, ante la ley, pero también para mandatarios de otros partidos.

La razón expone principios morales a priori, independiente del partido al que estén adheridos, y toda desavenencia se resuelve con el respeto esencial de toda moralidad.

La ley moral del deber es un imperativo categórico para el respeto.

Y por la división política más enconada, citemos la respuesta del autor de “El espíritu de las leyes”, el francés Montesquieu, al autor italiano de “El príncipe”, Nicolás Maquiavelo, en libro de Maurice Joly (Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu): “¡Ah!, como reconozco en vuestras palabras el impecable odio de los partidos. No conceder nada a los adversarios políticos”.

Citemos frase del reformador Benito Juárez hacia el emperador Maximiliano y los invasores franceses: “el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Esta cita histórica, por lo ocurrido en Tlapa, que lleva el apellido de Comonfort, de nombre Ignacio, con el antecedente histórico de provocar un golpe de estado debido al encarcelamiento de Juárez, el cual ocasionó una guerra civil para que después asumiera la Presidencia de la República mexicana en 1858.

Comparte con tus amigos










Submit