La reelección en el STAUG

La reelección en el STAUG

Comparte con tus amigos










Submit

En la Universidad Autónoma de Guerrero se vuelve a dar una elección tersa. De candidatura de unidad, encabezada por Ofelio Martínez Llanes se reelegirá en la secretaría general del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma de Guerrero (STAUAG) y parte del Comité Ejecutivo Central, y que durante cuatro años conducirá las relaciones con las autoridades universitarias en un contexto de dificultades y retos que se plantean desde las políticas nacionales en torno a la educación y las reformas laborales.

En la Universidad Autónoma de Guerrero hay un periodo de transición en la que la plantilla docente se encuentra dividida entre los que ya tienen más de 30 años y quienes tienen menos de diez, que hacen necesaria el trabajo en dos pistas, en un lado el reconocimiento de la antigüedad real de los profesores y por el otro garantizar la estabilidad laboral de los de reciente ingreso.

Las reformas en las políticas públicas y laborales, aunado a los recortes presupuestales y las reformas en previsión social, educativas y laborales, hacen necesaria la unidad de los trabajadores como requisito indispensable para resistir a los embates de las políticas gubernamentales. Porque si algo ha cambiado, en definitiva, es la forma de exigir.

Las formas de exigencia que predominaron a partir de los mediados de los 80 y principios de los 90, fueron la protesta, la manifestación callejera, se cambiaron a la propuesta y a la publicación de trabajos académicos; a la transformación de los planes de estudio y al ingreso de la Universidad guerrerense al ranking de las 20 mejores instituciones de educación superior del país y al Sistema Nacional de Bachillerato.

En el tiempo comprendido entre los 80 y los 90, la división era lo que permeaba en la Universidad y en el sindicato. Por un lado, las autoridades universitarias y por otro las sindicales, que se veían así mismos como un mal que había que combatir con todas las fuerzas. Cualquier diferencia que se diera entre ambos bandos implicaba la colocación de las banderas de huelga, que precisamente atrajeron la fama de que en la institución se la pasaba en huelga y que nunca había clases. Al interior la división y al exterior la confrontación con el gobierno.

Pero los cambios al exterior también cambiaron a la Máxima Casa de Estudios de los guerrerenses. La transformación universitaria a partir del orgullo de la identidad alrededor de la institución, el estímulo a la investigación y al trabajo docente fueron parte de los cambios que reflejaron la necesidad de unificar fuerzas, criterios, esfuerzos y que esto redundaba en mayores beneficios para todos.

Primero fue la rectoría y después el sindicato. Los universitarios encabezados por el rector Javier Saldaña Almazán descubrieron el valor de la unidad y el trabajo conjunto, así que siguiendo el ejemplo de la candidatura unitaria y la integración de todos los grupos universitarios, era mayor la capacidad de gestión y de resultados. Así que, en esta ocasión, por primera vez no sólo se da la reelección de un secretario general del STAUAG, ya otros se habían reelegido, sino que esta se da en una planilla de unidad.

Antes de Ofelio Martínez Llanes se habían reelecto Pablo Sandoval Ramírez, Antonio Torres Montoro y Romualdo Hernández Alvinez, pero siempre en el clima de división y confrontación entre las corrientes y grupos universitarios; y en alguna ocasión se promovió la formación de oro sindicato. Ahora Martínez Llanes tiene esa oportunidad histórica y con ella abre un camino mejor para los trabajadores universitarios. Ofelio Martínez es el primer secretario que se reelige para darle continuidad a un trabajo que se realiza en la unidad, tanto en coordinación con todas las corrientes universitarias como en el conocimiento de los retos y las rutas que se tienen que seguir para resolver las demandas de los docentes universitarios.

La oportunidad de la reelección de Martínez Llanes como secretario general del STAUAG, representa la oportunidad para los viejos y los nuevos docentes, esa transición que constituyen diferentes retos para lograr el reconocimiento a una plantilla universitaria que se ha adecuado a los tiempos modernos. Eso significa la actual reelección en el sindicato de los docentes universitarios.

Comparte con tus amigos










Submit