La salud, un derecho de todos

Comparte con tus amigos










Submit

Lamentablemente, la delincuencia sigue perjudicando a la ciudadanía y la ha llevado a cambiar su estilo de vida. Desde los horarios para divertirse, para trabajar e incluso, ahora, hasta la obligan a buscar alternativas para la atención médica debido a que muchos centros de Salud están cerrando sus puertas a causa de la inseguridad y el riesgo que corre la integridad física, principalmente, de quienes laboran en esos lugares, de los pacientes y de los familiares. En días pasados, se dio a conocer que en la sierra son 16 los centros de Salud que permanecen cerrados por la delincuencia, principalmente en las zonas Centro y Tierra Caliente.

Si de por sí en la sierra los habitantes sufren por la lejanía y se les dificulta la atención a la salud, ahora, por el cierre de las clínicas la situación se les complica todavía más, ya que ahora estarán obligados a trasladarse hasta las cabeceras municipales (un trayecto de varias horas) para poder ser atendidos, sin contar los riesgos que correrán en el viaje.

Debido a que no se ve cercana la hora para que estos centros de Salud operen nuevamente con regularidad, prácticamente los lugareños estarán en manos del “Hágase Divino”, porque la alta incidencia delictiva orilló a la toma de decisiones drásticas en detrimento de la ciudadanía. Por lo tanto, aquí no es decir que el 98 por ciento de los centros de Salud operan con regularidad, el tema que debe ocuparse es qué hacer para que ese dos por ciento restante deje de ser la excepción. Aquí es donde las diferentes estrategias contra la delincuencia deben comenzar a reflejar resultados y todas las personas, estén donde estén, tengan atención médica. Al tiempo…

Comparte con tus amigos










Submit