La salud en terapia intensiva

La salud en terapia intensiva

Comparte con tus amigos










Submit

AMN.– Los machetazos presupuestales que Andrés Manuel López Obrador ha propinado al sector salud en México son criminales. Por los cuatro puntos cardinales del país cunde la rabia de enardecidos mexicanos que padecen enfermedades terminales, crónico degenerativas y de familiares que no dudan que el régimen de la cuarta improvisación está jugando con lumbre, pues en la mayoría de los hospitales no hay medicamentos y los recortes de personal que cobran por honorarios son arrajatabla, mientras crecen las filas de enfermos que esperan cuando menos mejoralitos para palear enfermedades mortales.

Eso sí, el presidente de la República promete, como si estuviese en campaña electoral, que México estará en materia de salud como Dinamarca, “que no es problema de dinero, sino de corrupción”. Otra vez su maldita cantaleta cuando la corrupción la estamos viendo dentro de su gabinete como es el caso del súperdelegado Carlos Lomelí Bolaños de Jalisco, señalado por el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), como un corrupto que vende medicamentos a los gobernadores emanados del partido Morena y sin licitación alguna, además de que representa a empresas fachadas que no son suyas, pero sí son de él, de acuerdo con datos obtenidos en el Registro Público de la Propiedad.

El hallazgo ha significado un gancho al hígado del presidente de la República, quien se limitaría a denostar la denuncia como “un asunto de grilla” pero que el escándalo hará que sus bonos se derrumben estrepitosamente.

Después de la renuncia de Germán Martínez Cázares al IMSS que puso al descubierto que la salud de México está enferma y en terapia intensiva, la Secretaría de Hacienda propinó al Sector Salud el tercer recorte de este año por mil 201 millones 634 mil 607 pesos, lo que motivó que los directores de más de 20 institutos y hospitales en la República, acudieran este jueves a la Cámara de Diputados para exigir a legisladores poner fin a los criminales recortes que podrían provocar una mortandad en los hospitales del país.

El portal de noticias La Silla Rota publicó ayer una exclusiva que da cuenta de esos criminales recortes presupuestales al sector salud y pone como ejemplo algunos casos como el Hospital Juárez que está en estado de “shock” y decenas de hospitales que han reducido a menos del 50 por ciento las cirugías y que más de mil 500 médicos en hospitales de alta especialidad han sido despedidos, a pesar de que fueron contratados para hacer frente a casos graves.

Por su lado, los dirigentes sindicales del IMSS e ISSSTE han encendido también los focos rojos porque no disponen de personal calificado y suficiente para atender la creciente demanda de enfermos en el país. Pues sí, mientras la salud de los mexicanos se agrava en terapia intensiva, el presidente de la República mete tijerazos criminales y todo para favorecer sectores como el Tren Maya, el Aeropuerto de Santa Lucía, para privilegiar el botín electoral de Morena, sin importarle la salud de millones de mexicanos, muchos de los cuales seguramente votaron por él, pero que hoy (ayer), aseguran que AMLO resultó puro jarabe de pico y una decepción nacional.

Eso sí, AMLO se atiende en hospitales de primer mundo, porque su salud sí importa y ahí no opera la supuesta “austeridad republicana”. Sin duda que los muertos por el negrerismo político del presidente también se contarán como los muertos de Andrés Manuel López Obrador.

Comparte con tus amigos










Submit