La UAGro ante la contingencia por el COVID-19

La UAGro ante la contingencia por el COVID-19

Comparte con tus amigos










Submit

Al igual que hace unos siete años, luego de los huracanes Ingrid y Manuel, la Universidad Autónoma de Guerrero, con la dirección del rector Javier Saldaña Almazán, retoma su función de vinculación social ante una contingencia, en esta ocasión ocasionada por la pandemia del COVID-19. La institución, en un gesto de solidaridad social, abre sus comedores universitarios para quienes requieran de un plato de comida caliente y hayan perdido sus ingresos, además de la distribución de gel antibacterial; forman parte de un programa de apoyo a la sociedad.

Por otro lado, el rector de la máxima casa de estudios también aplicó los pagos y compensaciones para los más de seis mil 100 trabajadores buscando que tengan la tranquilidad y certidumbre laboral para que enfrenten la contingencia en sus casas contribuyendo a disminuir los riesgos de la enfermedad. Saldaña Almazán cubrió la segunda quincena de marzo y la primera de abril, la beca del desempeño docente, así como los bonos y otras prestaciones a los trabajadores docentes y administrativos de la universidad.

Pero la preocupación del rector de la UAGro no se detiene solo en los universitarios, pues, siguiendo las indicaciones, se suspendieron clases presenciales y se habilitaron las actividades virtuales con el fin de evitar focos de contagio como primera medida ante el desarrollo de la pandemia del COVID-19.

Otra acción de la universidad impulsada por Saldaña Almazán que se comenzó esta semana es la apertura de los comedores universitarios en Acapulco y Chilpancingo con servicio de alimentos para llevar de forma gratuita dirigida a todos aquellos que están en indefensión económica. De la misma forma se está contribuyendo con instancias gubernamentales en la distribución de gel antibacterial y líquido desinfectante.

Asimismo, la máxima casa de estudios está preparando los laboratorios clínicos de la institución para contribuir en caso de ser necesario con los estatales a fin de hacer análisis y confirmar o rechazar contagios. Aunque, por el momento, este servicio está reservado para laboratorios del sector salud gubernamental, se están haciendo los preparativos necesarios para acudir al auxilio.

Esta no es la primera ocasión que la Universidad Autónoma de Guerrero, con el rectorado de Javier Saldaña, tiene la disposición de hacer frente a una contingencia de las que ha pasado la entidad. La primera ocasión que usó su fuerza y estructura institucional fue hace siete años, luego de los huracanes Ingrid y Manuel, cuando también se vivieron en la entidad días de emergencia.

La UAGro tiene una amplia cobertura y estructura que cubre prácticamente todo el estado de Guerrero, la cual está usando como parte de sus funciones de vinculación social ayudando no solo a las instancias del Gobierno estatal, sino también como forma de solidaridad social. El servicio que está prestando al pueblo de Guerrero demuestra la disposición no solo del rector, sino también del conjunto de los universitarios que están prestos al auxilio de la población.

Es en los momentos de mayor dificultad cuando se muestran los hombres fuertes y capaces, cuando saben crecerse a la adversidad y muestran su disposición de trabajo y colaboración para salir adelante a una emergencia.

Este es el caso de la Universidad Autónoma de Guerrero y su rector, Javier Saldaña Almazán, quien, junto con los universitarios que colaboran en esta emergencia, está dando lo mejor de sus capacidades para enfrentar esta pandemia. Cada uno desde su trinchera y especialidad.

Comparte con tus amigos










Submit