Las elecciones en Guerrero

Las elecciones en Guerrero

Comparte con tus amigos










Submit

De última hora y contra todo pronóstico hoy ya existen registrados ante el IEPC los diferentes candidatos a ayuntamientos locales de los distintos partidos.

A muchos de los registrados nadie los conoce. Los diferentes grupos de poder se apoderaron hasta el último momento de la toma de decisiones para imponer a los candidatos de los diferentes ayuntamientos. Lo que ocasionó que hoy tengamos partidos fracturados y damnificados políticos.

El registro de los candidatos a diputados locales no dejó satisfechos a varios hoy excandidatos y lo mismo ha pasado con los que se registraron como precandidatos a las diferentes alcaldías y diputaciones federales.

Las pugnas entre los diferentes grupos de poder en las últimas semanas, hicieron que aumentara el descrédito entre los ahora candidatos y un desánimo entre los electores.

Guerrero siempre se ha destacado por ser una entidad donde los ánimos se encienden con cualquier causa, aunque ahora la movilización ya no es el pan nuestro de cada día como sí lo fue en la década pasada.

Lo que debería ser una fiesta electoral, con organismos autónomos ciudadanizados, y con candidatos fuertes y con trabajo, conocidos y con arraigo popular, pareciera que hay un retroceso y eso la ciudadanía lo percibe, porque esperaban más de los partidos.

Todavía faltan poco menos de dos meses, y en ese lapso de tiempo pueden ocurrir muchas cosas. Ahora es el momento de reflexionar para los ciudadanos para que el día de la jornada electoral emitan un voto razonado, y no coaccionado, como ocurría antes, porque era muy común que posterior al día de la jornada electoral hubiera impugnaciones y demandas ante las fiscalías y ante el tribunal y las elecciones se dirimían en esos espacios de manera jurídica.

Eso no puede estar ocurriendo en un país que transita hacia la democracia pactada entre los diferentes actores políticos.

Por la semaforización de la pandemia, se suponía que las elecciones se iban a posponer como ocurrió en la UAGro, hasta que hubiera condiciones sanitarias para que la ciudadanía participara de manera fehaciente y sin simulación y para que los ciudadanos se volcaran a las urnas para tener gobernantes fuertes en la toma de decisiones y ciudadanos más participativos en la observación y evaluación de las políticas públicas y del desempeño de los gobernantes.

Pero eso es mucho pedir de una democracia que todavía no termina de nacer y de un sistema político que se niega a morir. Si no, al tiempo.

Comparte con tus amigos










Submit