Las herejías del talento

Las herejías del talento

Comparte con tus amigos










Submit

SIEMPRE ME HA PARECIDO (OPINA MI MAESTRO JORGE GÓMEZ BARATA) QUE EL TALENTO ES NECESARIAMENTE antirreligioso; no solo hereje, cismático, apóstata y disconforme. Así lo asumo también yo. Tal vez lo aprendí de algún maestro, o lo leí en algún libro o, lo más probable es que haya tomado el dato de la realidad. En cualquier caso, don Rogelio H. de Ibarreta, Francois Marie Atouet (Voltaire) y Jean-Paul Sartre me lo confirmaron. Ni somos literatos ni hacemos, en el escribir, un negocio —dijo H. de Ibarreta— La vista del fanatismo que, apoyado en la ignorancia, impera por completo en nuestros campos y pequeñas poblaciones, aun, entre las clases que se dicen educadas y alfabetizadas.

¿QUÉ RELIGIÓN ES PELIGROSA? —PREGUNTA VOLTAIRE—. LA QUE HABIENDO HECHO CORRER SANGRE HUMANA durante siglos; puede hacerla correr de nuevo. Como Neruda, en el ocaso de su vida, plena y vigente, Sartre pudo haber escrito: “Confieso que he vivido”. Parisino por nacimiento, educado en Suiza y Alemania, profesor, literato, periodista y militar por conscripción, prisioneros de los alemanes, integrante de la resistencia francesa, solidario con la causa de liberación del pueblo argelino, amigo de la revolución cubana, del Che Guevara y de Fidel Castro, son demasiadas herejías

SARTRE ES HOY, A CIEN AÑOS DE SU NATALICIO, UN FILÓSOFO POLÉMICO, PORQUE COMO HOMBRE, HABITÓ SU TIEMPO, poniendo su existencia en ofrenda a las influencias y condicionamientos históricos que padecen y disfrutan todas las criaturas dotadas de talento y del don del liderazgo, consagradas al bien común.

SARTRE SE APROXIMÓ AL MARXISMO DESDE EL EXISTENCIALISMO, CON LA MISMA NATURALIDAD CON QUE CARLOS Marx lo hizo desde la economía política. Para él la libertad es parte de la existencia, una búsqueda incesante que encuentra en el socialismo, un cauce. Como Marx creyó que el socialismo estaba ligado al desarrollo económico, aunque también a la supresión de las clases sociales, hecho que comienza con la eliminación de la propiedad privada. Para él libertad e igualdad eran sinónimos. El creer en el marxismo y en el socialismo, lo aproximaron a las posiciones del partido Comunista francés y lo hicieron asumir la defensa de la Unión Soviética en momentos en que los grandes errores y las brutales actitudes asociadas al estalinismo hicieron de la crítica, hacia ella, una especie de vademécum de la intelectualidad europea.

NI SIQUIERA SU TALENTO GENIAL, PUDIERON SALVARLO DE LA ENORME INCERTIDUMBRE, LAS DUDAS Y LAS CONFUSIONES que afectaron al pensamiento y la práctica política del siglo XX, primero por culpa del estalinismo y más tarde del maoísmo, corrientes que dañaron profundamente la unidad y lesionaron al marxismo.

EN REALIDAD, COMO MUCHOS OTROS INTELECTUALES, SARTRE FUE SOLIDARIO CON LA UNIÓN SOVIÉTICA NO POR STALIN, sino a pesar de él. Su oposición a la intervención en Hungría y luego en Checoslovaquia da fe de la esencia de su militancia socialista. De todos modos, sus herejías no terminaron ahí. Rechazó el Premio Nobel de Literatura, fue uno de los más severos críticos de la guerra en Vietnam y uno de los inspiradores de las revueltas que en mayo del 68 estremecieron a Francia.

DEFINITIVAMENTE SARTRE, NO ASUMIÓ A LA FILOSOFÍA, LA LITERATURA Y MUCHOS MENOS LA POLÍTICA COMO ejercicios contemplativos, divertimentos o actos de evasión, sino como herramientas para la transformación del hombre y la sociedad. Con la definición de su posición al lado de las causas más legítimas, no termina, sino que comienza su historia

COMO BERNARD-HENRI LÉVY, CREO QUE EL SIGLO XX FUE EL “EL SIGLO DE SARTRE”.

FIN.

Comparte con tus amigos










Submit