Lázaro Cárdenas

Lázaro Cárdenas

Comparte con tus amigos










Submit

El 19 de octubre de 1970, MURIÓ EL GENERAL LÁZARO CÁRDENAS DEL RÍO; se cumplirán 50 años de ese suceso. Presidente de 1934 a 1940. Sus obras: la reforma agraria, creación del ejido, la CTM, CNC, asilo a los republicanos españoles; creó el Instituto Politécnico Nacional, el Colegio de México, en fin, le dio fuerza al Estado mexicano.

En ese día se le hizo un homenaje de cuerpo presente bajo la cúpula del Monumento a la Revolución, donde está actualmente en una de sus columnas, la del sureste. El evento fue impresionante, me tocó estar como estudiante de la UNAM, lo presidió Gustavo Díaz Ordaz, presidente saliente, y Luis Echeverría, presidente electo, quien siempre se sintió cardenista. Ahí presentes, su esposa, Amalia Solórzano; su hijo Cuauhtémoc y su esposa, Celeste Batel, así como su hermana Alicia y sus hijas Alicia y Leticia Salazar Cárdenas; su amigo Ignacio García Téllez, que fue el orador principal.

Fue un miércoles a las 12 horas, duró 40 minutos, como que tenían prisa para enterrarlo. Sus vecinos en las otras tres columnas son Francisco I. Madero, Venustiano Carranza y su gran enemigo, Plutarco Elías Calles. Su cadáver estuvo en el palacio legislativo y en su casa, Andes 605, Lomas de Chapultepec, donde actualmente despacha el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas.

Escribo desde hoy porque de seguro habrá una serie de homenajes a partir del 18 de marzo, Día de la Expropiación Petrolera, y tenemos que aprovechar estos eventos para rediscutir el presente y futuro del país, el México democrático que necesitamos.

Lázaro Cárdenas siempre interactuó con los comunistas mexicanos. En México, los comunistas actuaban bajo la línea dictada desde Moscú:

“en julio de 1935, el congreso VII de la Internacional dijo que ya no eran necesarias las luchas de ‘clase contra clase’; ahora se trataba de salvaguardar a la democracia burguesa del peligro representado por el fascismo y la guerra. No había que asustar a la burguesía, había que formar frentes populares hasta con la burguesía para parar al fascismo”.

En ese marco, Lázaro Cárdenas asumió el liderazgo de los movimientos obreros, campesinos y socialistas; fortaleció a su partido, antes el PNR, que creó Plutarco Elías Calles y él lo cambió a Partido de la Revolución Mexicana, PRM, antecesor del PRI. Con esto se canceló en México la posibilidad de una revolución socialista y puso en el centro al nacionalismo revolucionario. (“Cárdenas y la izquierda mexicana”, Guadalupe Pacheco, Rogelio Vizcaíno y Arturo Anguiano, Ed. Juan Pablos, 1975, pág. 24-25).

Fortaleció al Estado y creó las bases programáticas del cardenismo que viene hasta la actualidad, se ven en algunas acciones del movimiento que encabeza Andrés Manuel López Obrador.

En Guerrero, en toda la cuenca del gran río Balsas (con poca agua), del cual fue su vocal ejecutivo de la Comisión del Río Balsas, aún es recordado el general. Podríamos decir que los guerrerenses somos cardenistas, no más que en Michoacán, pero sí hay pueblos: desde Alcozauca, en La Montaña; Zirándaro, en Tierra Caliente; La Unión y Zihuatanejo, en la Costa Grande, y en el puerto Melchor Ocampo, ahora Lázaro Cárdenas, que tienen muchas historias de la ayuda del expresidente de la expropiación. (Datos del libro “Con Cárdenas, por la Cuenca del Balsas”, de José C. Gutiérrez Galindo, Ed. Costa–Emic, 1973).

 

Comparte con tus amigos










Submit