Lecciones de las elecciones británicas

Lecciones de las elecciones británicas

Comparte con tus amigos










Submit

De acuerdo con la consultora ICM Research, el desempeño del elector en las pasadas elecciones generales en Reino Unido mostró un criterio inusual en un trasvase sui géneris de votos desde la postura liberal de los laboristas hasta la más conservadora a favor del Partido Conservador.

Comprueba cómo los grupos de maduros y mayores también favorecieron al Brexit en el referéndum de 2016, en tanto que, los más jóvenes y muchos primeros electores se decantaron por las ideas laboristas más que por las conservadoras; en el segmento etario de 18 a 24 años de edad, las preferencias electorales fueron de un 67 % a favor de los laboristas contra un 17 % por los conservadores.

El comportamiento viene siendo similar en el caso del grupo de 25 a 34 años de edad, donde un 50 % se muestra a favor de los laboristas y un 23 % de los conservadores.

La intención cambia notablemente a partir de los 35 años de edad con un empate entre laboristas y conservadores (37 % y 38 %, respectivamente) para inclinarse absolutamente a favor de los conservadores en edades superiores a los 45 años: de 45 a 54 años de edad la intención sube a un 40 % a favor de los conservadores y un 27 % para los laboristas; de 65 a 74 años de edad, aumenta a un 59 % a favor de los conservadores contra un 17 % por los laboristas; y mayores de 75 años de edad un 70 % se dice conservador y solo un 11 % laborista.

Tras la jornada electoral del 12 de diciembre pasado, Johnson ha logrado un mayor poder que el aglutinado por Tony Blair en 1997, argumenta Liam Halligan.

Para el analista político inglés, la posición del primer ministro británico es contar con una mayor ventaja para gobernar con estabilidad en los próximos cinco años porque tiene consigo a Westminster y esa comodidad no sucedía desde los tiempos de Blair.

“Gran Bretaña ha tenido períodos significativos en su historia reciente: con Winston Churchill perdió contra el laborista Clement Atlee quien sentó las bases para la asistencia sanitaria universal y gratuita, estableció el estado de bienestar e inauguró una nueva era política. Margaret Thatcher ganó en arenas movedizas y debió responder al desafío del estancamiento económico, el caos industrial y a varios años de impavidez. Tony Blair derrotó a los conservadores derribando una cortina adusta y un gobierno impopular”, explica el columnista de The Telegraph.

Esas tres generaciones, apunta Halligan, las de 1945, 1979 y 1997 son “las más torales en nuestra memoria reciente”; sin embargo, las elecciones de 2019 son sin duda un parteaguas en “la historia de nuestro país”.

Y Johnson está absolutamente consciente de ello, sus primeros pasos como nuevo primer ministro -tras ver a la reina Isabel II-, ha sido nombrar ministros para su gabinete; lo segundo, una reunión extraordinaria para tomar las primeras medidas en el legislativo a fin de evitar (por cualquier circunstancia) una nueva prórroga del Brexit y acortar el tiempo de negociaciones con la UE.

A COLACIÓN

El Parlamento Europeo, junto con el Consejo Europeo, aprobaron que una vez activado el artículo 50 del Tratado de Lisboa exista un período de transición que culmine entre 2021 o 2022 para dar tiempo a que Reino Unido y los 27 países restantes miembros de la UE negocien un nuevo acuerdo comercial y económico.

Johnson ha aseverado que no llegarán ni a 2021, mucho menos hasta 2022, negociándolo y que solo tomará “once meses del próximo año” para establecer un tratado.

Desde Bruselas, sede del gobierno de la UE, descartan que esto pueda lograrse, sin el tono conciliador de siempre el encargado de las negociaciones del Brexit, Michel Barnier, ha criticado la dureza de Johnson envalentonado por el amplio respaldo recientemente recibido en las urnas en su país.

Ya hay un nuevo encontronazo esta vez en fechas. ¿Qué viene ahora? Un Brexit inminente: a pesar de la Navidad, el premier británico ha urgido una reunión en la Cámara de los Comunes para que sea aprobado el nuevo acuerdo alcanzado con la UE.

Una vez votado favorablemente éste pasará a ser ratificado en el mes de enero por los 27 países de la UE; después, el 31 de enero a las 23 horas el Brexit será puesto en marcha y lo que habrá por definir ahora es el período de transición: de dos años que quiere el cónclave europeo o de 11 meses que anuncia Johnson.

Ese tiempo clave será utilizado para lograr un acuerdo comercial y económico compatible para regular la nueva clave de las relaciones británico-europeas.

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales

Comparte con tus amigos










Submit