Leclerc y Vettel dan de qué hablar en un mal 2019 para Ferrari

Leclerc y Vettel dan de qué hablar en un mal 2019 para Ferrari

Comparte con tus amigos










Submit

México.- Los pilotos Charles Leclerc y Sebastian Vettel dieron de qué hablar, acapararon los reflectores, pero no por sus triunfos en un mal 2019 para la escudería Ferrari, que de nueva cuenta vio cómo Mercedes dominó la Temporada de la Fórmula 1 con el campeonato de pilotos y constructores.

El monegasco Leclerc llegó al equipo con sede en Maranello para la temporada 2019, luego de su paso por Sauber, y lo hizo como la promesa, como el conductor ideal para ayudar a recomponer el camino del “Cavallino Rampante”.

Leclerc tomó el lugar del finlandés Kimi Raikkonen para sumarse al alemán Sebastian Vettel y así conformar una dupla de renombre, llena de ilusión para conseguir los resultados esperados por el equipo italiano.

Además del arribo de Leclerc a Ferrari, se dio la llegada de un nuevo jefe de la escudería, Mattia Binotto, en reemplazo de Maurizio Arribavene.

Con Vettel, Leclerc y Binotto, Ferrari tuvo un inicio prometedor en este 2019, no sin antes cumplir el 15 de febrero en Maranello con la presentación de su monoplaza SF90, en honor al 90 aniversario de la escudería.

El bólido lució con un color rojo opaco, en comparación con el brilloso rojizo de años anteriores, como si se tratara de algo anticipado, de que sería un año sombrío.

En cuatro de los ocho días de pretemporada en Barcelona, Ferrari fue el más veloz con sus dos pilotos, por encima de Mercedes, para que esa ilusión por conquistar el “Gran Circo” creciera.

Pero a la hora seria, a la hora de la verdad, poco a poco ese sueño de que Ferrari, Vettel y Leclerc pelearían por el Mundial se esfumó, se desmoronó.

Lo anterior debido a que las “flechas plateadas”, del campeón británico Lewis Hamilton y el finlandés Valtteri Bottas, arrancaron a tambor batiente con ocho victorias de Mercedes en el inicio de la campaña 2019, cinco de ellas incluso con el 1-2.

Eso prácticamente puso contra la lona a Ferrari y al menos ante los medios parecía que la relación Vettel-Leclerc se rompía, peor todavía porque primero llegó una victoria de Red Bull que una de Ferrari.

Hasta el Gran Premio de Bélgica, el “Cavallino Rampante” logró el triunfo y lo hizo con su “novato”, con Leclerc, para dar un golpe al orgullo a Vettel por más que se tratara de una victoria para el equipo por encima de lo individual.

Luego en el GP de Italia, en casa, Leclerc repitió la victoria, y fue hasta en Singapur que Vettel pudo celebrar un triunfo en la temporada. Tres primeros lugares que hacían despertar del letargo a Ferrari, pero todo quedó en un espejismo.

Mercedes y Red Bull volvieron a tomar el mando hasta el término de la campaña en la que las “flechas plateadas” obtuvieron el título de constructores tras el GP de Japón y Hamilton ganó el campeonato de pilotos en Estados Unidos.

Interlagos, devastador

Sin mucho que pelear, Vettel y Leclerc concluyeron la campaña, pero sin tener una relación muy afectuosa o al menos eso se observó, prácticamente no existió un número uno o un preferido en la escudería por más que el alemán fuera el de la experiencia, lo hecho por Leclerc parecía intercambiar los papeles, en ocasiones “Seb” se comportó como un novato.

La mejor muestra del desgastado vínculo entre los pilotos ocurrió en el GP de Brasil, cuando peleaban por un cuarto lugar, Vettel impactó a Leclerc en su afán de no dejarse superar por su compañero con una mala maniobra y todo acabó con el abandono de la carrera por parte de ambos.

Dicho acto desquició al presidente de Ferrari, John Elkann; al jefe de equipo, Mattia Binotto; así como a los “tifosi” esperanzados en ver reinar a Ferrari, pero un año más se quedaron en blanco.

Con lo sucedido de manera infantil en Interlagos, Ferrari se quedó sin sumar puntos 46 carreras después, algo inexplicable para la escudería que alguna vez dominó la máxima categoría del deporte motor.

El incidente provocó de cierta manera un acercamiento entre los dos pilotos, quienes prometieron ver más allá de lo individual, hicieron las paces, mostraron tranquilidad y según todo se arregló.

Binotto ya avisó que para 2020 ambos serán libres para competir por lo suyo, pero sin perjudicar a Ferrari, algo como lo de Brasil ya no estará permitido.

Charles Leclerc renovó contrato hasta 2024, mientras que los rumores ven a Vettel fuera de Ferrari para 2021, por lo pronto ambos tendrán la responsabilidad de regresar al “Cavallino Rampante” a lo más alto en la campaña 2020.

Desde 2007 con el finlandés Kimi Raikkonen, Ferrari no conquista la Fórmula 1, en 2019 Vettel acabó quinto con 240 puntos, mientras que Charles Leclerc fue cuarto con 264 unidades en el Campeonato de Pilotos, resultados pobres que opacaron, como el color del monoplaza, la historia de la escudería italiana.

Comparte con tus amigos










Submit