Ley Bonilla, fase dos

Ley Bonilla, fase dos

Comparte con tus amigos










Submit

Jaime Bonilla, ahora gobernador de Baja California, ha perdido otra batalla política y legal. La primera fue en 2020 cuando la Suprema Corte de Justicia declaró inconstitucional la ampliación del periodo de dos a cinco años. Bonilla ganó la elección para gobernador en 2019 por un amplio margen, cerca de 30 puntos porcentuales arriba de su más cercano competidor. Con esa distancia Bonilla pensó que podía ampliar el periodo de gobierno. Y lo intentó con el aval del Congreso estatal.

Sus adversarios no solo declararon el procedimiento ilegal, sino que sometió a instancias legales un documento con el siguiente argumento: “La convocatoria establece un periodo de dos años”. Aunque tenía el aval de personajes del nuevo Gobierno federal, prevaleció la ley. Antes de verse presionado por el término de su periodo, Bonilla intenta reducir el mandato de su sucesor a 2024. Y el argumento parece sólido. Empatar la elección de gobernador con la elección presidencial. Para ese año debería celebrarse un solo evento electoral. Presidente, gobernadores, senadores, diputados federales, locales y presidencias municipales. Tal y como se establece en la Ley federal.

En la primera ocasión (2018) apoyaron a Bonilla los diputados locales por su impresionante popularidad. Y al verse ridículos ante todo el país como legisladores, ahora, en este segundo intento de reducir el periodo al próximo gobernador, deciden darle la espalda. No solamente se trata del “bochorno” político y legislativo de 2018, sino que ahora Bonilla se ha vuelto un gobernador anti presidente de la República. Bonilla es el gobernador de Baja California, pero carece de fuerza política, primero ante el presidente y ahora con sus diputados. Se avecinan meses tormentosos para aquel estado.

Comparte con tus amigos










Submit