Ley del garrote

Ley del garrote

Comparte con tus amigos










Submit

¡Está lista la Ley del garrote de AMLO! ¡Qué astucia y qué capacidad tiene el presidente de la República para meterse en problemas haciendo cosas malas que parecen buenas!

La mayoría legislativa de Morena, en el Congreso local de Tabasco, aprobó por unanimidad ayer, la Ley del garrote para criminalizar las protestas ciudadanas que bloquen carreteras, pozos petroleros, instituciones u obras públicas, como la refinería de Dos Bocas que ya tiene amparos en contra y se esperan encendidas protestas de grupos ambientalistas nacionales.

¿Qué nos dice esta Ley del garrote?…

Que si AMLO siguiese de mesías redentor o dizque de luchador social en campaña contra la mafia del poder y en post de la silla presidencial y se propusiera a protestar contra la refinería de Dos Bocas o contra el fraude electoral del 2006 en pleno Paseo de la Reforma, pues que, el dizque partido Morena lo mandaría derechititito a la cárcel. ¡Qué incongruencia política tan monumental!

La cuestión es que el gobernadorcete morenista de Tabasco, Adán Augusto López, empujó la propuesta de la Ley del garrote en el Congreso local y hasta los niños de pecho se preguntan: ¿Se mandaría solo el gober o de quién fue esa ideota?…

Con la Ley del garrote, Adán Augusto López le viene a dar un manotazo al avispero y AMLO no tendrá más remedio que enfrentar otra vez a otro huracán político, aunque seguramente saldrá con el cuento de que yo, como el monje loco, nadie sabe, nadie supo, que ya hasta desapareció la CONASUPO o que ni vio, ni oyó, ni nada de nada y le servirá como pretexto para continuar dividiendo a los mexicanos perversamente, culpando a la prensa y a los “conservadores fifís e hipócritas” de ser los que están muele y muele y friega y friega, como ocurrió con la Ley de Herodes, en la Baja California, donde Morena o los calenturientos, ignorantes y corruptos diputados morenistas, panistas, priistas y de otras hierbas de olor, intentaron por las puras pistolas del diablo reformar la Constitución para alargar el mandato de Jaime Bonilla de dos a cinco años. Aunque la gente votara en las urnas por dos años para que gobernara.

AMLO le sacó al parche y perdió la oportunidad de sacudirse a un corruptísimo Jaime Bonilla, cuyas enfermizas ambiciones de poder le pegaron y muy rudo a López Obrador, pues se buscó que esa entidad de la República sirviera como un laboratorio para una posible reelección presidencial en el 2024. Adivino lo que usted estará pensado… “Es que ambos son coyotes de la mesma loma”.

Todo México sabe que en la Baja California hubo corrupción y que Bonilla pagó a cada diputado al son de un millón de dólares para que pudiera ser un gobierno del diablo de cinco años, en el lugar de dos.

AMLO se vería obligado a firmar ante un notario público una Carta de NO Intención de Reelegirse en el 2024, con lo cual acepta que no es un político digno de fe, de credibilidad, ni que su palabra vale más que las leyes y que vale más un documento ante notario público. Qué triste juego político de infantilismo crónico.

Como en la Baja California no se pudo porque la legislatura termina este miércoles, y no se publicó la infame “Reforma Bonilla”, pues ahora, López Obrador busca instaurar la “Ley del garrote”, comenzando por su estado natal, aunque viole todo género de derechos, incluyendo amparos judiciales y pasar sobre manifestantes, al más puro estilo de las tiránicas dictaduras.

Vaya paradoja de un gobierno y un partido que ayer enarbolaba unas causas y ahora busca criminalizar las protestas de activistas y de opositores mediante la temible Ley del garrote. Tabasco podría ser un ensayo nacional.

Comparte con tus amigos










Submit