Los cambios de la democracia

Los cambios de la democracia

Comparte con tus amigos










Submit

La alternancia en el poder pudo en el 2000 y no quiso o no le interesó transformar las instituciones del Estado mexicano. Hoy seríamos otro país, pero el hubiera no existe.

 

Y desde ese entonces nos han vendido la idea de que hubo un pacto, PRIAN, en esa alternancia. Por eso no hubo el cambio tan anunciado por Fox. Sin considerar que la gestión de Peña en la cuestión legislativa fue un acuerdo entre todas las fuerzas políticas del país, lo que le permitió la gobernanza pactada.

 

En la entidad, en 2005, con Zeferino, llegó la izquierda al gobierno; otra vez, la derecha disfrazada de izquierda, el sol azteca solo prestó su logo.

 

Los de la izquierda consiguieron curules en el Congreso local y federal. En la entidad, los del sol azteca eran la clase política de moda y, como sintieron que no hubo un reparto del pastel equitativo entre las tribus, salieron peleados.

 

Luego, para retener el poder, los otrora opositores al gobierno cedieron nuevamente su logo al extricolor Aguirre con los resultados de Iguala. Puro pragmatismo de la izquierda.

Perdieron fuerza. Morena debilitó al sol azteca al convertirse en partido político. Así, los partidos políticos se transformaron en marca, en otra forma más de llegar al poder.

 

Los políticos comenzaron a emigrar a los partidos que iban obteniendo la simpatía de los votantes y los partidos, como toda marca, solo cambiaron de nombre y logo. Quienes ejercen el poder ya no se sabe si son tricolores, blanquiazules, del sol azteca o de la cuarta transformación. Los grupos de poder ahora desplazados del Gobierno federal, lejos de buscar espacios en las entidades y buscar cacicazgos como en el pasado los otrora poderosos, hoy, al sentirse desplazados, buscan la manera de recuperar lo perdido sin darse cuenta de que hay miles de espacios de poder a nivel local.

 

Es curioso, los que ahora están en el Gobierno federal y han logrado ser contrapeso legislativo a nivel local, como antaño los que ejercieron el poder, perdieron el rumbo, se extraviaron en la democracia, en el laberinto en el que se encuentran; están solos aun con la equidad de género y con las candidaturas autónomas. Por lo que ya varios se han bajado del barco en proceso de hundirse, pues no quieren cargar con las culpas de sus coterráneos que combaten la corrupción en el discurso pero que en los hechos han sido igual de cuestionados que sus antecesores.

 

Comparte con tus amigos










Submit