Los cuatro elementos

Los cuatro elementos

Comparte con tus amigos










Submit

La Tierra, el agua, el aire y el fuego, considerados por los antiguos como los componentes últimos de la realidad, resultan en la actualidad, los primeros o primordiales elementos para la población mundial. Elementales en el planeta Tierra. En simbolismo más racional, fundado en la razón, sobre todo ser terreno o terrestre cuya existencia está sujeta a “las energías constructivas y destructoras que surgen de la Tierra. Explicación de los sismos- terremotos que se producen por una ruptura del equilibrio mecánico ( placas tectónicas) de la corteza terrestre a distintas profundidades.

Con lectura en simbolismo de los cuatro elementos: El hombre saca su fuerza de la tierra para sobrepasar lo telúrico”. Creer o no creer es disyuntiva, por ejemplo de la situación en que se ha de elegir entre dos opciones: De los damnificados por violencia sísmica, en espera de la reconstrucción de edificios o viviendas colapsados, con la posibilidad de que emigren a otro destino y retornar en tiempo en que los inmuebles estén listos para habitarse. Con los pies sobre la tierra, numerosos damnificados toman presurosas decisiones ante la incertidumbre.

La tragedia, ya no como obra dramática, en pavorosa realidad, condujo a muchos seres a un final funesto. Pierre Corneille, fue el verdadero creador de la tragedia clásica francesa. Los dos terremotos continuados con numerosas réplicas en septiembre de 2017, fueron los que ocasionaron una tragedia más catastrófica con las muertes y las destrucciones sufridas por los damnificados de la ciudad de México y las entidades más afectadas. En la tragedia real sufrida, como en el teatro trágico antiguo, se desbordaron las pasiones humanas, de la avaricia de unos que lucran con el dolor de otros, del repentino despertar del odio contra el amor, entre otras manifestaciones humanas e inhumanas en una tragedia de grandes dimensiones.

Una tierra de la sismicidad o de la actividad sísmica frecuente en el trágico septiembre que termina. Citemos: En leyendas y mitos antiguos, se representa al hombre “como un ser formado de la tierra, de la arcilla, del limo o de la piedra”. La simbólica piedra con alusiva expresión conocida de León Felipe con dedicatoria: “Así es mi vida, piedra, como tú”. La Tierra y la piedra en condición terrenal, tienen un destino telúrico trágico y catastrófico. La tierra inspiró el humanista italiano del Renacimiento, Francesco Petrarca: “Quanta invidia io ti porto, avara tierra” ¡Cuánta envidia te tengo, avara tierra! La envidia se padece en tierra con la avaricia. Petrarca con Dante Alighieri, fueron precursores del Renacimiento en Europa. Dante con su obra cumbre La divina comedia, del infierno, purgatorio y paraíso, los tenemos en tierra.

La tierra y el fuego. La existencia humana se ha comprado a una llama que tarde o temprano se extingue. En mitologías, el fuego, y en la vida real, es una pasión o fuego interior para emprender retos de vida. Y del vital elemento agua, reverdece el campo con el cultivo productivo en sembradíos por agua de la lluvia que huracana fue catastrófica. El agua es el eterno fluir de las cosas, y/o de la continuidad del género humano, vegetal y animal. Y el huracán que trae vientos de agua, priva a mortales del líquido de consumo humano. La barra de Tecoanapa ( región Costa Chica ), sigue bajo el agua tras el paso del huracán Max. Y nos queda el elemento del aire que es aliento, hálito de vida. En tienda costera del puerto, me preguntan.- ¿Señor, quiere tiempo aire? – “Gracias, tengo ya la refrescante y acariciante brisa marina”. CRONOS.

Comparte con tus amigos










Submit