De mafias a mafias

De mafias a mafias

Comparte con tus amigos










Submit

La alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, ya advirtió de las mafias que operan dentro de la administración pública municipal y que tanto daño le han provocado a las administraciones anteriores.

Sin duda, los principales enemigos que tiene el gobierno de Acapulco son los secretarios generales de los sindicatos, quienes solamente buscan basificar a los trabajadores que tienen dinero para pagar ese derecho. Exfuncionarios, familiares y amigos son los únicos que pueden aspirar a una base con la complacencia de quienes se dicen representantes de los trabajadores y con el argumento de que, una vez que cumplen seis meses laborando, la ley los faculta para aspirar a dicho beneficio.

Lo malo de los llamados dirigentes sindicales es que no les interesan aquellas personas que son pobres y que durante años han sido trabajadores sin padrinos. Ellos son invisibles ante un sistema corrompido por los gobernantes en turno y quienes representan a los trabajadores. Efectivamente, una de las principales funciones de los sindicatos es velar por el bien de los agremiados y buscar que cada año hombres y mujeres que han dedicado su vida a la función pública logren ser parte de esa agrupación donde tengan beneficios y una futura pensión que dignifique su vejez.

Ese monstruo de mil cabezas deberá ser atacado por la primera edil para evitar que sigan saliendo ricos de los cargos con el tráfico de plazas y para evitar que actuales funcionarios o familiares de ellos puedan ser parte de ese acto de corrupción, del cual ya está cansado el pueblo de Acapulco. 

Comparte con tus amigos










Submit