Maldita frontera

Maldita frontera

Comparte con tus amigos










Submit

“Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”. Nunca como hoy, la frase de Sebastián Lerdo de Tejada y popularizada por el dictador José de la Cruz Porfirio Díaz Mori, cobra vigencia cuando el inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, el Hitler gringo, ha llamado “maldita frontera” a la vecindad que el tío Sam tiene con México. Y tiene razón el güero loco porque para México es una “maldita frontera” que divide a los dos millones 572 mil kilómetros cuadrados que Estados Unidos nos arrebató de forma artera y misericorde en 1848.

Sí, la vecindad con el tío Sam es como dormir en una cama con chinches. Aquí entre nos: ¿Usted ha dormido en una cama atestada de esos animalitos chupasangre? -¿Verdad que es un infierno?. Eso es lo que es la vecindad con Estados Unidos, ¡Un infierno!

La bestia trumpiana que ya se enfila a la reelección presidencial para el 2020 parece tener muy claro que el populismo y la migración serán el eje de su campaña, que ya comenzó y que como ocurrió con el asunto del muro, lo convertirá en el dulce para los oídos de los votantes blancos, norteamericanos.

¿Y el presidente de México on ta’? ¿O la nación azteca no tiene presidente de la República o será que el señor presidente estará agachado ante el tío Sam, después de que la bestia trumpiana ha acusado a México de “no hacer nada para contener la migración centroamericana hacia Estados Unidos”, ante lo cual amagó que, si Andrés Manuel López Obrador no se pone trucha, en este mes podría cerrar parcial o totalmente la “maldita frontera”?

El ciudadano presidente López Obrador, con extraordinaria tibieza responde que: “Nosotros vamos a ayudar a colaborar, queremos tener una buena relación con el gobierno de Estados Unidos, no vamos a polemizar sobre estos temas, pensamos que se tiene que solucionar el problema, el fenómeno migratorio, atendiendo las causas”.

Comparte con tus amigos










Submit