Mandarriazos

Mandarriazos

Comparte con tus amigos










Submit

Andrés Manuel López Obrador recibe mandarriazo, tras mandarriazo de propios y extraños. El palo más seco se lo acaba de propinar este miércoles el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el TEPJF, al ratificar que el presidente se está autopromocionando con miras a las elecciones federales del 2021, toda vez que los créditos otorgados por el Gobierno federal a supuestamente tres millones de microempresarios van acompañados con una carta del IMSS o de AMLO y en ambos casos llevan la firma de López Obrador, como si los préstamos fueran un regalo del Dios sexenal.

Sí, AMLO está haciendo caravana con sombrero ajeno y aprovechando la macabra crisis del coronavirus privilegia las cuestiones electorales de su partido, en lugar de la salud de los mexicanos, así que el palo del TEPJF lo paró en seco. Ni hablar, ¡Palo dado, ni Dios lo quita!

Otro sonoro mandarriazo recibió AMLO después de que la Organización Ciudadana Mexicanos Contra la Corrupción, descubrió que León Manuel Bartlett Álvarez, hijo del padrino sexenal, Manuel Bartlett, le estaba vendiendo al Sector Salud y a varias instituciones gubernamentales como la Sedena, respiradores y ventiladores con un sobreprecio de hasta 30 mil dólares por cada artefacto, cuando en realidad valen entre 10 y 15 mil dólares. Se sabe que el angelito Bartlett obtuvo los contratos por influyentismo y no, por licitación, como lo mandata la ley. Así que por el lado que se le vea hay conflicto de intereses, maldita corrupción que AMLO dice combatir, también violaciones fragantes de la ley y un asombroso problema de ética moral. Y ojalá que no se entienda como el árbol que da moras.

Los mandarriazos le lloverían a AMLO a través de las “malditas redes sociales” y dijo malditas porque en la campaña electoral, para él eran “benditas”, pero ya en el poder se convirtieron en “malditas redes sociales” que ya lo enyerbaron y amenazó a los gigantes de la tecnología digital con exhibirlos ante la ONU demostrando que están haciendo su agosto con la pandemia del coronavirus… se quiere poner con Sansón a las patadas.

Ante los mandarriazos en las “malditas redes sociales”, AMLO chillaría inmediatamente diciendo que “nuestros adversarios quieren debilitar a nuestro gobierno”. Sí, AMLO no se cansa de usar el recurso hitleriano de la mentira y la búsqueda de un enemigo común.

En la última semana, la oposición del PRI, PAN, PRD, MC, pero sobre todo la rebelión desatada dentro de los propios morenistas, evitó que la Comisión Permanente del Congreso de la Unión convocara a un periodo extraordinario de sesiones para aprobar la demencial iniciativa de ley de AMLO para reorientar el Presupuesto Federal del 2020 con fines electoreros y discrecionales sin rendirle cuentas a nadie, en vez de privilegiar la salud y economía que está en peligro por la pandemia del coronavirus. Cuentan que ese mandarriazo caló más que otros mandarriazos al inquilino de Palacio Nacional.

No está por demás repetir que AMLO ha cometido el error político más garrafal de dividir y confrontar al país, ese descuartizamiento de la sociedad ha provocado la radicalización de muchas fuerzas políticas y de poderosas oligarquías que ya comienzan a exigir su renuncia ante la incapacidad de AMLO de enfrentar con seriedad los graves problemas de la nación azteca.

Me pregunto: ¿Los mandarriazos harán que AMLO corrija con humildad el rumbo?

info@agenciamn.com

Comparte con tus amigos










Submit