Marcelo apagará el fuego antes de 45 días

Marcelo apagará el fuego antes de 45 días

Comparte con tus amigos










Submit

A VER, A VER… Este escribano conoció de muy cerca a Marcelo Ebrard y Manuel Camacho, en 1993, cuando el primero se desempeñaba como secretario general de Gobierno del Distrito Federal y el segundo regente de la Ciudad de México.

Manuel Camacho Solís se apoyó en Marcelo Ebrard para operar la ciudad capital, quien por cierto mantenía a casi todos con la mirada en el ombligo.

Desde la Regencia crearon problemas sociales y políticos…para luego resolverlos, ¿con qué objeto? Para demostrarle al presidente Carlos Salinas que tenían la capacidad y habilidad de solución rápida.

Un ejemplo. En octubre de 1993, un grupo de manifestantes, unos 300 aproximadamente, se presentaron afuera de las instalaciones de la Cámara de Diputados, en apariencia como una protesta más, sin embargo, al calor de los gritos y mentadas de madre al gobierno y a diputados que sesionaban en el recinto legislativo, recibieron la orden de tirar puertas e ingresar con violencia al inmueble… Y a correr todos.

Este escribano se refugió en un cubículo de un legislador, pues hasta ahí llegaron a golpear puertas y escritorios para intimidar. Por fortuna reconocí a uno de esos líderes y eso nos salvó de la agresión física.

Y así como llegaron de rápido también se fueron, ¿cómo fue posible? Me enteré días después que Salinas de Gortari le había llamado por teléfono a Camacho para desalojar a los vándalos del inmueble. El líder al que conocía me dio los detalles después: todo fue preparado para llamar la atención del presidente. Fue además un movimiento “maiceado”.

Otro hecho que es del conocimiento público, también “maiceado”, fue cuando Andrés Manuel López Obrador, instaló un campamento de cientos de sus paisanos en la plancha del Zócalo de la Ciudad de México, días antes del 15 de septiembre, del Grito de Independencia de 1993.

Andrés Manuel que había sido presentado por su paisano Carlos Salomón, meses antes, se puso al servicio de Camacho Solís y Marcelo Ebrard, con la venia de Salinas de Gortari.

Resulta que se acercaba la fecha del Grito y los tabasqueños estaban haciendo mucho ruido y amenazaban con sabotear la ceremonia del 15 y el desfile militar del 16 de septiembre de 1993… Y llegó la llamada de Salinas a Camacho. En cuestión de horas quedó limpio el Zócalo capitalino, previo pago de 20 millones, bajo la mesa, en dos entregas.

Esta narrativa viene a colación, por el choque entre los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump, por el tema de los migrantes.

En una entrega anterior, le comentamos que las caravanas de migrantes provenientes de Honduras, con rumbo a Estados Unidos, eran auspiciadas por Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores. O sea, echó más gasolina al fuego y ahora lo apaga.

Escribimos apenas el 4 de junio en este espacio: … Marcelo Ebrard que lleva el ADN de la política vio la oportunidad, se dice, de organizar caravanas de migrantes desde Honduras, rumbo a Estados Unidos, pasando por territorio nacional, al parecer para poner contra la pared al gobierno de Donald Trump.

“Así, contactaron (desde la Cancillería) en Honduras al periodista, activista y político de izquierda Bartolo Fuentes, para organizar la caravana “Caminata del Migrante”.

“Bartolo Fuentes es periodista de la revista digital Honduras Laboral y de su versión impresa Vida Laboral. Fue diputado por el partido de la oposición, Partido Libertad y Refundación (Libre), del ex presidente Manuel Zelaya.

“Y formó parte del Frente Nacional de Resistencia Popular, creado en 2009 por la sociedad civil y miembros de la clase política de Zelaya. Fue parte del grupo político de Rosalinda Bueso… Vaya, vaya, vaya.”

Ebrard, en efecto, escalonó el problema; ahora tiene la solución en sus manos. Sabía que estallaría Donald Trump y atacaría a México, en cualquier momento. Y en su papel de canciller, él sería el indicado para estar al frente de las negociaciones.

¿Marcelo Ebrard podrá dar resultados en 45 días? Sin duda, inclusive antes.

Tiene ahora todos los hilos del poder en la mano. El gabinete en pleno está casi bajo sus órdenes. En experiencia política, estudios y conocimiento del mundo exterior (habla francés e inglés bien), lleva mucho kilometraje a Andrés Manuel y a la mayoría de sus colaboradores. Está convertido ahora en un “supersecretario” de Estado. Y sacará raja.

¿QUÉ RUTA CRÍTICA PODRÍA SEGUIR?

Veamos. Si bien, contará con seis mil elementos de la Guardia Nacional y otros, pero no será necesario usarlos para corretear a los migrantes ilegales, por los montes, selvas y ríos, con excepciones, en particular contra los grupos criminales. Es decir, la solución no está en el uso de la fuerza, sino en la negociación con las partes involucradas, en especial con los gobiernos de Centroamérica, a quienes ofrecerá líneas de créditos que arrancará a Trump.

Además, al no apoyar más caravanas de migrantes desde la Cancillería mexicana e impedir que se formen otras en esos países, sin duda descenderá sustancialmente el número de ilegales rumbo a Estados Unidos. No es cosa del otro mundo, pero nadie lo hacía.

Bajo esa óptica, podrá negociar con ventaja con el vecino del norte en todos los temas. Donald Trump lo amará y Andrés Manuel, también. Será imprescindible en el gobierno de la T4… Seguiremos informando.

(unomasmega@gmail.com)

Comparte con tus amigos










Submit