Maromas

Maromas

Comparte con tus amigos










Submit

La indolencia criminal de Hugo López- Gatell, el Cantinflas del coronavirus en México, no tiene límites. Sus maromas cantinflescas lo único que hacen es ultrajar la dignidad del pueblo de México cuando dice que es “un poco intrascendente” que el país haya alcanza-do oficialmente un millón de contagios por COVID -19 y esté a punto de llenar copeteado y copetón de muertos el Estadio Azteca, más de 100 mil. Y lo peor es que falta lo peor, durante la temporada del general invierno.

En sus maromas, Hugo López- Gatell que, en lugar de seguir como funcionario de la Secretaría de Salud debiera estar en una cárcel de alta seguridad porque desde el inicio de la pandemia, su objetivo fundamental no fue el de salvar vidas recomendando a todos los mexicanos, comenzan-do por el presidente de la República, el uso del cubrebocas, sino que su función toral consiste en confundir a los mexicanos con cifras mafufas, pues habló de que México podría llegar a la catástrofe de 60 mil muertos, pero habló de una multiplicación de 8.2 % de muertes que hasta la fecha nadie entiende, pero que instituciones como la universidad norteamericana Johns Hopkins y los diarios más influyentes de EE.UU., además de investigaciones periodísticas serias en México, han demostrado que la mortandad por el coronavirus podría rebasar los 230 mil muertos tomando como base las actas de defunción registradas durante el 2019 y las que se han expedido durante el 2020, cuando a mitad de año se agotaron las 700 mil copias que el Registro Civil imprime cada año.

Entre las nuevas maromas de López- Gatell figura el culpar a medios de comunicación y periodistas de hacer periodismo amarillista con la pandemia, pues siempre quieren saber más de las cuestiones oficiales, lo cual para él es intrascendente. ¿Intrascendente que México haya llegado a un millón de contagios o el doble, cuando la estrategia del gobierno de AMLO fue evitar a toda costa la saturación de hospitales para que no se evidenciara que el gobierno fue rebasado y se optó porque la mayoría de los mexicanos muriera en sus casas sin ninguna atención médica? ¿Intrascendente que haya muerto uno, mil, cien mil, doscientos mil o más mexicanos por falta de una estrategia gubernamental responsable? ¿Para López Gatell la vida no vale nada o su encomienda fue esconder perversamente los muertos en el clóset o en las salas de los hospitales? ¿Será condecorado por el gobierno de AMLO por hacerle el trabajo sucio y decir que es intrascendente lo que está ocurriendo en México? ¿Quién será capaz de ponerle un bozal a ese indolente funcionario amlista?

La tónica del gobierno de AMLO ha sido culpar de sus metidas de pata gubernamentales a sus enemigos comunes, es decir a los “conservadores”, a la “prensa inmunda”, a los “periodistas críticos” y a los “intelectuales orgánicos” siempre que hay indolencias gubernamentales, lo más sencillo es culpar a cualquiera de esos enemigos, en lugar de tomar al toro por los cuernos y aceptar que las acciones gubernamentales no han estado a la altura de las circunstancias. Otra indolente funcionaria llamada Irma Eréndira Sandoval, integrante del ala izquierdista extrema, se convirtió en renosauria endulzando los oídos de AMLO con la mafufada de que “el coronavirus le vino como anillo al dedo al gobierno de AMLO”. AMLO y la señora Sandoval tienen razón, el coronavirus vino a tapar todas las ineptitudes de un gobierno inútil.

Comparte con tus amigos










Submit