Mentiras, mentiras

Mentiras, mentiras

Comparte con tus amigos










Submit

A VER, A VER…Todo parece indicar que el gobierno de la T4, se está erosionando con una velocidad como ningún otro gobierno en la era moderna, llevándose entre las patas a nuestro país.

Los dos frentes más importantes del actual régimen, la economía y la seguridad al parecer son “la puntilla”. Empero el Presidente López Obrador, con una amplia sonrisa, dice: Vamos requetebien.

La economía se hunde en una crisis sin precedentes. El FMI, Banco Mundial, OCDE, Banco de México, SHyCP, coinciden en que el PIB apenas será de 0.2% en 2019, o sea nada. Y en 2020, será peor.

Las decisiones y mensajes políticos del Presidente López Obrador están provocando una estampida de inversionistas potenciales; huyen ante el temor de perder su patrimonio y hasta su libertad con la prisión preventiva aprobada por la mayoría legislativa de Morena, comentó hace unos días al que esto escribe el gobernador de Guanajuato Diego Sinhue Rodríguez.

En cuanto a la seguridad pública, el gobierno de la T4 está inmerso en pifias y mentiras.

Los homicidios dolosos y feminicidios, de diciembre 2018 a septiembre 2019, son del orden de 29 mil, destaca el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Francisco Alfonso Durazo Montaño, titular de Seguridad y Protección Ciudadana, ya no siente lo duro sino lo tupido. Esta hecho bolas. Miente un día sí y otro también,

En el caso de la detención y liberación de Ovidio Guzmán López, dijo primero que fue un operativo de rutina. Luego que tras esperar una orden de cateo, los elementos de la Guardia Nacional, superados en número por los sicarios del Chapito, lo soltaron; después comentó que se liberó al detenido para evitar una masacre de familiares de militares y policías. Y…

Hasta la fecha no ha podido explicar bien quien dio la orden de dejar en libertad a Ovidio e Iván Archivaldo Guzmán, hijos del Chapo, el pasado 17 de octubre, en Culiacán, tras el operativo fallido.

Tampoco ha explicado quien realizó las negociaciones y a qué acuerdos llegaron las autoridades con los criminales.

Su renuncia e investigación judicial es ineludible, aunque él comenta que al puesto que ostenta no se renuncia.

Pero lo más grave son las declaraciones del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

El 18 de octubre, en su conferencia mañanera en Oaxaca, dijo: “Yo respaldo y avalo la decisión, porque se tornó muy difícil la situación y estaban en riesgo muchos ciudadanos; muchas personas, muchos seres humanos. Y se decidió proteger la vida de las personas y yo estuve de acuerdo con eso”

No se trata de masacres, indicó, eso ya se terminó. No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas. Ellos (Gabinete de Seguridad) tomaron esa decisión y yo la respaldé, enfatizó.

El 22 de octubre, en su conferencia mañanera en Palacio Nacional, afirmó: “Yo no estaba informado (del operativo). No me informan porque hay una recomendación general que se aplica. Le tengo mucha confianza al secretario de la Defensa. “Nunca me avisaron sobre el operativo en Culiacán”.

El pasado 9 de agosto, en Zacatecas, aseguró: “El Presidente tiene toda la información; claro que sabe todo”.

Todos los días en Palacio Nacional, de 6 a 7 de la mañana, se reúne con su  Gabinete de Seguridad, integrado por Olga Sánchez Cordero, General Luis Crescencio Sandoval, Almirante José Rafael Ojeda Duran Y Alfonso Durazo Montaño, quienes analizan planes y estrategias de seguridad. Ahí se diseño el operativo de Culiacán.

Y se sabe ahora que la detención con fines de extradición se preparo cinco semanas antes del jueves 17 de octubre, a petición del gobierno estadounidense. Desde entonces con elementos de la DEA que dieron los detalles para la detención, se preparo el operativo.

¿Entonces por qué falló?, preguntará usted. Se comenta en los pasillos de Palacio Nacional que el Presidente no tuvo un interés real en detener y entregar al chapito Ovidio Guzmán, a las autoridades de Estados Unidos. Mandó a unos cuantos elementos, sin marinos, como si fuera cualquier robavacas ¿Sus razones? todavía se desconocen.    

Lo que sí se sabe es que el Presidente, Ministros, Jueces, legisladores, gobernadores, alcaldes, militares, policías, etc, no pueden violar la ley sin sufrir las consecuencias que marca un Estado de Derecho.

El Jefe del Ejecutivo, en efecto tiene mucho poder pero no puede sustraerse a lo que dictan las leyes constitucionales vigentes, a menos que se convierta en un emperador o dictador y tire a la basura la Carta Magna.

Así, el artículo 16 de la Constitución, dice: “La autoridad que ejecute una orden judicial de aprehensión, deberá poner al inculpado a disposición de un juez, sin dilación alguna y bajo su más estricta responsabilidad. La contravención a lo anterior será sancionada por la ley penal”.

Por eso, ante la denuncia que interpusieron legisladores del PAN en la Fiscalía General de la República, contra el Presidente Andrés Manuel López Obrador y los integrantes de su Gabinete de Seguridad, por haber dejado en libertad a un peligroso criminal, más lo que se acumule será motivo para ponerlos en el banquillo de los acusados y conocer hasta donde opera nuestro Estado de Derecho. Veremos, veremos.

(unomasmega@gmail.com)

Comparte con tus amigos










Submit