México en los Estados Unidos: Relaciones desiguales

México en los Estados Unidos: Relaciones desiguales

Comparte con tus amigos










Submit

México.- Concluyó la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a la capital de los Estados Unidos de Norteamérica, con saldos alegres por parte de los invitados.

No se registró ningún incidente que desluciera el encuentro entre ambos mandatarios, por lo cual podríamos calificar de diplomáticas y tersas las conversaciones concluyentes de un Tratado de Libre Comercio que incluye también a Canadá pero que el primer ministro de este último país no asistió al encuentro por motivos de su agenda personal.

Para realizar una junta cumbre entre dos presidentes como fue ahora el caso del de México y los Estados Unidos, es necesario establecer previamente un aparato de arreglos y ensayos para que los resultados reflejen la acuciosidad como se tienen planificados.

Seguridad nacional, vigilancia estricta en torno a los jefes de cada estado, información garantizada de programas a realizar, discursos impecables, invitados especiales seleccionados de lo mejor en finanzas, industria, inversión de cada una de las dos naciones. El personaje indicado, especialista en estas situaciones; conocedor del terreno internacional, operador de eventos semejantes, político de experiencia probada, Marcelo Ebrard Casaubón, secretario de Relaciones Exteriores.

Como quedó confirmado es a quien se debe que todo el periplo del presidente Andrés Manuel López Obrador por la Casa Blanca haya transcurrido sin incidencias y en perfecta coordinación con los servicios operacionales del personal del presidente Donald Trump, pese a nuestras relaciones desiguales.

En este tipo de casos es cuando valoramos en su estricta dimensión el trabajo simétrico de quienes colaboran con un presidente de la República.

Entre más y mejor sea la calidad y capacidad operante del primer círculo de un jefe del Ejecutivo, igualmente serán óptimas las consecuencias de sus encargos y comisiones.

Si la buena tarea del canciller mexicano merece nuestro reconocimiento editorial, agregamos a esta aspiración el deseo de que otros secretarios -Comercio, SAT, Fiscalía, Población y Agricultura-, inmiscuidos en tener en cuenta los pormenores del Tratado de Libre Comercio, sean tan útiles que multipliquen para la nación los beneficios que pueda recibir México. Podríamos entonces hablar de ventajas para nuestro país.

ADRIÁN WENCES CARRASCO

Comparte con tus amigos










Submit