México, entre los 20 países más afectados por COVID-19

México, entre los 20 países más afectados por COVID-19

Comparte con tus amigos










Submit

De los 194 países que hablaron en la Asamblea Mundial de la OMS a la fecha, únicamente 12 naciones permanecen libres del contagio del coronavirus, son Corea del Norte, Turkmenistán, Islas Salomón, Vanuatu, Samoa, Kiribati, Estados Federados de Micronesia, Tongo, Islas Marshall, Palau, Tuvalu y Nauru.

Con las intervenciones telemáticas de los ministros encargados de la salud pública de las respectivas naciones se ha logrado tener una radiografía del impacto del COVID-19 en el mundo, que, si bien se ha extendido por todo el globo terráqueo, en algunos países ha anidado con mayor virulencia en comparación con otros.

En total, 20 países son los más severamente afectados por el golpe sanitario del coronavirus y concentran el mayor número de fallecidos en el mundo: 1) EU; 2) Reino Unido; 3) Italia; 4) Francia; 5) España; 6) Brasil; 7) Bélgica; 8) Alemania; 9) Irán; 10) Canadá: 11) Países Bajos; 12) México; 13) China; 14) Turquía; 15) Suecia; 16) India; 17) Perú; 18) Ecuador; 19) Rusia, y 20) Suiza.

En Europa, el foco del contagio se ha cebado; además, en los países de mayor atractivo turístico mundial, de acuerdo con lo señalado por los encargados de los sistemas públicos de salud del viejo continente, el mes de mayo inició con una transición del levantamiento de las cuarentenas y confinamientos hacia una nueva realidad que deberá estar acompañada por el uso de mascarillas en los espacios públicos, medidas de distanciamiento social de dos metros, aforos limitados, espectáculos deportivos a puerta cerrada, logística del uso de apps y de tecnología para seguimiento de casos de contagio y aplicación de test y técnicas de PCR (polymerase chain reaction, por sus siglas en inglés) para detectar a portadores asintomáticos. El espacio aéreo europeo permanece restringido para los vuelos de otros continentes.

En la cumbre telemática de la OMS, Faustino Blanco, secretario general de Sanidad de España, dijo que deben fortalecerse los sistemas de salud públicos tanto a nivel interno como a nivel global; señaló que es momento de demostrar que el futuro es un reto compartido entre todos.

A COLACIÓN

Por su parte, diversos representantes sanitarios de América Latina instaron a no olvidar en esta pandemia a los países menos desarrollados, tal y como remarcaron Belice, Ecuador, Guatemala y Venezuela.

A su vez, Jorge Alcocer, secretario de Salud de México, invitó a consolidar sistemas de salud centrados en las personas e instó a prepararse “para lo que vendrá después de este primer brote”.

El funcionario añadió que el SARS-CoV-2 vino a desenmascarar otras pandemias iguales o más graves que el virus mismo, “como el sobrepeso, la obesidad, la diabetes e hipertensión arterial”, que merman la calidad y esperanza de vida de la población.

“Es la oportunidad para aumentar los esfuerzos a favor de la buena alimentación y asumir la salud medioambiental como determinante indivisible de la salud humana y colocarla permanentemente en nuestras agendas bajo los compromisos de la Agenda para el Desarrollo Sostenible”, esgrimió.

En voz de Alcocer Varela, la actual pandemia representa una oportunidad de cambio y de mejora para “prepararse ante futuras amenazas sanitarias” guiados por los principios de justicia y solidaridad.

A su vez hizo un llamamiento para evitar que el COVID-19 se convierta en un factor de discriminación, estigma o xenofobia contra las poblaciones más vulnerables.

El mismo temor fue expresado por la mayor parte de los funcionarios encargados de los servicios sanitarios públicos de África que pidieron no bajar la guardia contra el paludismo, la malaria, el sarampión o el ébola por distraer toda la atención hacia el coronavirus.

Una de las propuestas recogida con éxito dentro de la 73 Asamblea de Salud de la OMS fue la planteada por Costa Rica a favor de la creación de una base de datos en el Global Observatory on Health Research and Development acerca de las actividades de investigación y desarrollo relacionadas con el COVID-19 que incluya las estimaciones de los costos de los ensayos clínicos y los subsidios proporcionados por los gobiernos y las asociaciones caritativas.

“Se trata de crear un repositorio del conocimiento existente relacionado con el coronavirus con pruebas de diagnóstico, dispositivos, medicamentos o vacunas que esté disponible en forma de patentes otorgadas y en proceso con el objetivo de compartirlo con los países miembros de la OMS”, refirió Daniel Salas, ministro de Salud de Costa Rica.

Comparte con tus amigos










Submit