México-Estados Unidos, relación dependiente

México-Estados Unidos, relación dependiente

Comparte con tus amigos










Submit

Desde siempre hemos sido dependientes de políticas y economías de los Estados Unidos de Norteamérica. La intervención más conocida en esta relación fue cuando se perdió la mitad del territorio nacional. Se le conoce como el Tratado Guadalupe Victoria, allá por 1846, hace casi dos siglos. Estados Unidos ha sido un poder económico mundial. Y nosotros como vecinos se nos ha obligado a depender de ellos. Los gringos requieren y necesitan de la mano trabajadora mexicana y latina. Como diría Vicente Fox, “realizan la labor que los negros detestan”.

El gobierno norteamericano incide en la política mexicana y hace que se respete lo que se encuentra en la Constitución. Por eso los priistas, cuando fueron gobierno, se sentían obligados a cumplir y hacer cumplir las leyes. De no hacerlo, el gobierno norteamericano, con pretexto de violarse lo establecido, podía invadir a su vecino. A países que considera sus enemigos ideológicos les promueve movimientos sociales para intentar desestabilizarlos. Son innumerables los eventos de este corte. En las últimas décadas, Estados Unidos ha respetado a los gobiernos mexicanos. Solo por esta consideración. México ha celebrado procesos electorales y gana quien obtenga el mayor número de votos. Cambia de gobierno de manera pacífica.

Así llegó la alternancia en el 2000. Y se consolida en 2018. Lo mejor para ambos gobiernos de México y Estados Unidos es un entendimiento político comercial, el cual se celebró desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari con el Tratado de Libre Comercio. Con este acuerdo compiten comercialmente con los países europeos y el mercado chino. Esta nueva relación político comercial la entendieron quienes llegaron a administrar México. Quien tuvo una mejor alianza fue Andrés Manuel López Obrador con Donald Trump. Tanta que hasta le regaló vacunas contra la pandemia. Políticamente llegaron a apoyarse. Por ejemplo, en la campaña presidencial muchos morenistas se trasladaron a territorio norteamericano al proselitismo a favor de Trump.

No le alcanzó para ganar pero tuvo incidencia este movimiento. De esta situación, se desprende la hipótesis de que Donald Trump haya ayudado en la campaña a Andrés Manuel López Obrador para conseguir la presidencia en México. Por supuesto que es especulación. Pero este supuesto se refuerza cuando triunfa Biden y AMLO se tarda en reconocer ese logro. Y espera saber cómo le iría a Trump en su aventura de desconocer a Biden y de tomar el Capitolio. Acciones que nunca merecieron una declaración negativa del presidente mexicano. Ahora Biden presiona al gobierno mexicano. Las relaciones se encuentran deterioradas. Los mandatarios han platicado en dos ocasiones y en ambas, la vocería norteamericana le ha corregido los dichos del presidente mexicano.

Biden exhorta a AMLO a emprender una política de energía limpia, la solar y eólica. A que haya inversión de empresarios gringos en petróleo y en infraestructura. Nuestro presidente no quiere. Otra de las ramas donde desea invertir el dinero gringo es en turismo y como no quiere AMLO, el gobierno del norte ha hecho pública una alerta para que no se visite a México por la inseguridad. El último tema es la migración. El presidente Biden le ha pedido al gobierno amloísta que detenga la migración, sin embargo, o no quiere o no cuenta con una estrategia para contener este fenómeno. No creo que Estados Unidos vaya a invadir a México, pero lo que está realizando es una serie de actividades para presionar y que entre en razón política y comercial.

Comparte con tus amigos










Submit