Mira los beneficios de trabajar en casa

Mira los beneficios de trabajar en casa

Comparte con tus amigos










Submit

El home office y sus beneficios


México.- Trabajar desde casa es un término usado en inglés ‘home office’ consiste en la flexibilidad de las empresas para establecer horarios y determinar espacios de trabajo. Este planteamiento ofrece ventajas a los empleados que favorecen el aumento de su productividad.

Estas nuevas tecnologías permiten estar lejos pero entregar el trabajo de manera remota.

La posibilidad de trabajar en casa o en cualquier lugar distinto al escritorio de una oficina es una tendencia creciente misma que aporta beneficios de sustentabilidad para las empresas como para los profesionales. Las nuevas tecnologías permiten estar lejos pero a la vez muy cerca a través de los espacios virtuales de encuentro, almacenes de información, archivos y contenidos en la nube, disponer de conexiones permanentes que permiten conversaciones instantáneas o la realización de videoconferencias desde cualquier emplazamiento del planeta.

De manera paralela, por parte de los trabajadores, se incrementa la autonomía. Las personas pueden encauzar los flujos de trabajo según el horario que les apetezca o les permita conciliar la vida laboral con el cuidado de la familia, evitando a la vez gastos en canguros y cuidadores, comidas fuera de casa y costes de desplazamiento en transporte público o vehículo privado. Generalmente, todas estas ventajas repercuten en el aumento de la satisfacción de los empleados y, a largo plazo en el incremento de su productividad.

1.- Aumentar la responsabilidad individual
La libertad en las responsabilidades, implica necesariamente organización y gestión del tiempo, así como la difícil tarea de separar la vida laboral de la personal. Con esta modalidad el home office, los trabajadores cuentan con unas metas concretas y claras, además de un reporte constante acerca de las expectaticas y plazos de entrega. Trabajar desde casa exige disciplina u una rutina de trabajo estipulada, estructurada y persistente, lo que termina significando un rendimiento superior.
2.- Facilitar la valoración del trabajo
Ejecutar las tareas asignadas y cubrir ciertas responsabilidades a distancia facilita enormemente la evaluación del trabajo. Focalizar la actividad basándose en resultados para ayudar a obtener una visión más objetiva del proceso. Valorando exclusivamente la calidad del trabajo y los resultados conseguidos, más allá de la presencia en el lugar de trabajo y las rutinas productivas.
3.- Evitar perder tiempo en la carretera
Otro beneficio fundamental del home office es no tener la necesidad de desplazarse y poder evitar el tráfico y el gasto en gasolina. Los ciudadanos españoles perdieron de media 18 horas en atascos de tráfico en 2015, una hora más que en 2014. En grandes ciudades como Barcelona, los habitantes perdieron una media de 28 horas en congestiones de tráfico durante 2015. Les siguen los madrileños que desaprovecharon 21 horas en atascos. Perder el tiempo, en la actualidad, significa perder dinero.

El 1% del PIB europeo se malgasta en atascos, es decir, aproximadamente unos 300 millones de euros. En los accesos a Barcelona y Madrid, el coste medio anual por usuario, solo por la pérdida de tiempo, es de 460 y 538 € al año, respectivamente, y para los usuarios de hora punta se alcanzan los 1.351 € anuales.
4. Incrementar la calidad de vida
Evitar el estrés del tránsito diario de camino al trabajo significa más calidad de vida para los empleados y colaboradores de las empresas, hecho que acaba propiciando mayor productividad. Uno de los principales inconvenientes para muchos asalariados es el tradicional horario de oficina, que puede impedir llevar a cabo tareas esenciales como ir al banco o acudir al médico.

Además, las jornadas partidas de mañana y tarde acaban transformándose en periodos de doce o catorce horas fuera de casa. Diversas investigaciones sustentan la idea que este ritmo acaba repercutiendo en el rendimiento laboral. Un estudio de la Universidad de Stanford proyectó que los empleados que trabajan desde su casa son unos 13% más productivos comparados con aquellos que siguen acudiendo al puesto de trabajo.

En la misma línea, una investigación de la Universidad de Brown realizada a más de trece mil empleados de NASDAQ halló un incremento del desempeño del 12% entre los empleados de la modalidad de home office. Finalmente, cabe destacar que las generaciones más jóvenes exigen cada vez más flexibilidad de horarios, lo que se consigue perfectamente trabajando desde casa.

5. Ahorrar los costes de una oficina

Con el modelo del home office, las empresas consiguen reducir sus gastos de infraestructura y ahorran energía. Además, disminuyen enormemente los costes corrientes de suministros inherentes a la actividad en una oficina. En este sentido, un buen ejemplo es el caso de IBM que logró ahorrar alrededor de 100 millones de dólares anuales en tentempiés desde que empezó su programa de trabajo a distancia.

Sin embargo, y de cara al desarrollo óptimo de nuestra práctica profesional, resulta determinante escoger un buen espacio físico en casa para trabajar. Se recomienda evitar los lugares comunes (salón, comedor, sala con televisión…) donde haya posibles distracciones y optar por un sitio específico donde sea más fácil concentrarse.

6. Contratar a los mejores
En un tiempo de cambios constantes, en plena formación de la cuarta revolución industrial y en un mundo globalizado, la idea de trabajar a distancia tiene más fuerza e importancia que nunca. Las empresas pueden contratar a los mejores sin que importe donde estén. No tener la obligación de ir a la oficina conlleva el beneficio de poder trabajar con profesionales de cualquier punto del mundo. Este aspecto amplía enormemente las posibilidades de seleccionar los perfiles más idóneos sin importar donde residen.

7. Aprovechar al máximo la tecnología
Trabajar desde casa significa familiarizarse al máximo con las últimas tecnologías. El manejo tecnológico se ha convertido en indispensable para cualquier empleo. Uniforme elaborado por WorkMeter sostiene que más del 75% del tiempo de trabajo se dedica al uso de herramientas tecnológicas que han supuesto un gran avance la gestión de las empresas y sus flujos productivos.

Los teléfonos inteligentes y el uso generalizado de internet significan que, probablemente, el próximo escenario sea la desaparición de la oficina como concepto físico. Las oficinas del futuro serán móviles y, por este motivo, es necesario comprender las dinámicas de las videoconferencias, acostumbrar-se a trabajar en espacios virtuales y archivos compartidos y entender la cultura del correo electrónico para no perder el contacto permanente entre los diferentes equipos de trabajo. Herramientas como Basecamp, Asana, Redbooth o Producteev facilitan mucho la administración grupal y colectiva a distancia.

8. Flexibilizar el horario y adecuarlo a nuestro ritmo
La flexibilidad de la jornada para adecuar al ritmo de la vida particular favorece la concentración y la perspectiva. Poder trabajar en un ambiente agradable y tranquilo facilita la realización de las tareas, lejos de las distracciones, los ambientes desmotivadores y las preocupaciones de la oficina.

Esta dinámica reduce el estrés y mejora la calidad de vida. Cada empleado tiene su propio ritmo circadiano y un mayor rendimiento en diferentes momentos del día. Con el home office, los trabajadores tienen total flexibilidad para completar las tareas en horas alternativas, compatibles con su propio ritmo biológico y sus rutinas.

9. Agrandar la lealtad de los empleados
A pesar de todos los beneficios, el home office aún no es un modelo generalizado. El hecho de tenerlo como un valor propio conlleva, ahora mismo, que los trabajadores se sientan comprometidos con la cultura corporativa de la organización. Empleados que sudan la camiseta de la empresa, altavoces de la marca y un público estratégico clave que, además, disminuye la posibilidad de que los empleados renuncien. Poder trabajar desde casa es un lujo novedoso que conduce a la felicidad de los trabajadores y propicia que quieran permanecer en la empresa y desarrollar allí su carrera profesional.
10.- Reducir bajas y absentismo

El último gran beneficio del trabajo desde casa es la reducción del absentismo laboral ya que se disminuye el nivel de estrés, se incrementa el grado de satisfacción de los empleados y se refuerza su compromiso con la organización. Por otra parte, la flexibilidad horaria permite a los empleados cargar las pilas y pasar más tiempo con sus familias, por lo que disminuye su necesidad de pedir bajas o anhelar las vacaciones.

Comparte con tus amigos










Submit