My friend Trump, gulp!

My friend Trump, gulp!

Comparte con tus amigos










Submit

En política se comete gravísimo error entablar un pleito, por mínimo que sea, con quien se sabe es más poderoso. En México un gobernador no se pelea con el presidente. La regla aplica excepción cuando se encuentra al final del sexenio. Un presidente, otro ejemplo, evita confrontarse con un gobierno poderoso política o económicamente.

Países fuertes: Estados Unidos, Rusia, China. De menos peso pero también con poder Alemania, Inglaterra, Francia, Japón e Israel. El gobierno mexicano sortea confrontación con el norteamericano. Nuestro comercio depende más del 60 por ciento. Estados Unidos apoya económicamente al mexicano en diversos programas, uno de ellos, el combate el tráfico de drogas. Y no es ninguna bicoca.

Dado su imperio dicta y acá se obedece. El ejemplo más reciente es la contención de migrantes tanto en la frontera norte como sur de la nación. Aquel gobierno sugiere y de este lado se aplica.

Asesinaron a connacionales en el Paso Texas y se piensa en demandar al joven agresor. No se le puede tocar con el pétalo de una pluma diplomática al gobierno gringo. Unos interpretan sumisión. Otros respeto. Estos diplomacia. Aquellos uso de poder.

En este último nivel Trump condiciona al flemático gobierno federal mexicano. En esta misma línea es insuficiente 30 millones de votos. Estos son para consumo interno. De gobierno a gobierno se tasan otros valores. Trump nos dio el chance de un año. Solo nos queda rezar porque pierda las elecciones en noviembre del próximo año.

Comparte con tus amigos










Submit