Nadie quiere perder

Nadie quiere perder

Comparte con tus amigos










Submit

La psicología política, a través de innumerables estudios, nos receta la siguiente frase: “Nadie quiere perder”. A menos, claro, que seas esquizofrénico. Por lo general se desea ganar. Obtener un pírrico beneficio. Incluso, en política se creó la expresión “pierdo ganando” como reducto para aligerar la pesadumbre de una negociación. Es decir, salir con mente positiva y ganadora. En política se debe mostrar una sonrisa, hasta en los peores momentos. Tampoco se trata de reír en las tragedias humanas. En estos instantes lúgubres mostrar un rostro serio. Tener pensamientos ganadores, es lo que la psicología política trata de introducir en sus seguidores.

 

Y para obtener esa ganancia, el político aprende a visualizar el futuro y con mayor énfasis atiende las circunstancias, las condiciones. Esta cualidad de ganar ganar se aprende en el ejercicio de la actividad política. No hay escuela y menos receta. Es una sensibilidad que se va desarrollando en el trato con la gente y con la clase política. Pero además imbrica la lectura de diversos textos. Y cuando se expone públicamente con artículos o declara frases originales, es cuando cautiva. Si bien ganar ganar se refleja en oportunidades, estas deben ser calculadas. Y para ello se requiere la sensibilidad que en el párrafo anterior menciono.

 

Por ejemplo, en estos momentos se puede calcular políticamente que el partido hegemónico va a perder porque se encuentra descuartizado. Esa cuarteadura no es nueva, sino que se presentó desde origen. Cada liderazgo local, ahora, reclama su territorio. Bajo este contexto, los partidos aliados no quieren ir a una derrota. Han comenzado a tomar distancia. Me refiero a los partidos del Trabajo y Verde Ecologista. Hasta el momento, primer mes del proceso electoral, han calculado que es mejor ir solos que en compañía con quien observan va a perder.

 

Aquí mencioné que un político avezado calcula tiempos, circunstancias. Y esto tiene que ver con que tal vez dentro de unos meses, cambien de opinión, si observan que el partido hegemónico regresa a la unidad. Unos dirán que el viraje es de oportunistas. No. Solo aplican el concepto psicológico de ganar. O, simplemente, no quieren perder. O ¿usted, no haría lo mismo?

 

Comparte con tus amigos










Submit