Narco-Estado

Narco-Estado

Comparte con tus amigos










Submit

AMN.- ¿México un narco-Estado o un narco-país? ¿Desde cuándo torció la puerca el rabo y México se convirtió en una narco-economía? ¿Desde cuándo se fregó el país? ¿Es real el combate al crimen organizado con los “abrazos y no balazos” o estamos ante una alianza gobierno-narco?

Hagamos un poco de historia. En 1945, México fue proveedor oficial de drogas para abastecer a los soldados norteamericanos en los frentes de batalla de la Segunda Guerra Mundial. La droga tenía un doble propósito: Mitigar los dolores de los heridos y suministrar la droga a los soldados no solo para darles valor, sino para mitigar los problemas emocionales como la depresión.

Charles Lucky Luciano, el mafioso italoestadounidense, era el contacto oficial entre México y EU, pero después de este, el trasiego de drogas hacia los Estados Unidos siguió, aunque de manera hipócrita. EU combatiría el cáncer del narcotráfico, pero fuera de sus fronteras y no hacia dentro, donde según la exsecretaria de Estado norteamericano, Hilary Clinton, Estados Unidos tenía hace una década entre 35 y 40 millones de narcodependientes que tienen que consumir la droga todos los días llueva, truene o relampaguee.

Según la periodista mexicana Anabel Hernández en su libro “Los Señores del Narco”, Estados Unidos se siguió abasteciendo de drogas provenientes de los cárteles de Colombia en los mismísimos aviones de la Fuerza Aérea norteamericana que llevaban armas a los contranicaragüenses y regresaban a los EU con droga.

Durante los sexenios de José López Portillo y Miguel de la Madrid, comenzarían a florecer los cárteles de la droga en México. Por aquellos años, Rafael Caro Quintero se convertiría en uno de los narcotraficantes más famoso y poderosos que llegó, incluso a sugerirle a Miguel de la Madrid pagar la deuda externa del país (unos 80 mil millones de dólares) solamente si lo dejaban trabajar tranquilo. En ese momento ya comenzaba la economía narco. Desde luego que el gobernante mexicano hizo como que la virgen le hablaba; Pero, en la década de los setenta, junto a Miguel Ángel Félix Gallardo y Ernesto Fonseca, pusieron en marcha el Cártel de Guadalajara, que fue el más poderoso de México y el embrión del que nacieron, en los años noventa, los cárteles de Sinaloa, Tijuana, Ciudad Juárez y el Golfo.

Durante el régimen salinista, cobraría triste fama el “Señor de los Cielos”, Amado Carrillo Fuentes y el rancho Las Mendocinas en el Estado de México que era el principal centro de reunión entre los cárteles de la droga y el hermano incómodo del presidente Raúl Salinas. Se estableció que los jueves de cada semana, prácticamente todos los cárteles tenían semáforo verde para transitar por México hacia EU libremente con la droga. Surgiría después la leyenda de “El Chapo” Guzmán y otros señores de narco.

¿Por qué hago historia?

Mire usted. Hoy, el llamado bloque opositor de México integrado por PRI, PAN y PRD denunció ayer ante la ONU y la OEA la existencia en México de una gobernabilidad criminal o un Estado-narco en el que las mafias criminales de los estupefacientes tuvieron manga ancha en el pasado proceso electoral. AMLO lo niega, pero su estrategia de “abrazos y no balazos” con la que combate al crimen organizado ha tenido lecturas muy obvias como una alianza entre el gobierno de López Obrador y el narco.

El exembajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, afirmó que el presidente deja hacer todo a los cárteles de la droga al no combatirlos, que son dueños de más de 30 por ciento del territorio nacional.

De mantenerse la misma ruta, no habrá un narco-Estado en México, sino un narcopaís, y los futuros presidentes serán figuras de papel porque el poder real estará en manos de los jefes del narcotráfico.

Comparte con tus amigos










Submit