Negligencia de restauranteros provoca brote de aguas negras

Negligencia de restauranteros provoca brote de aguas negras

Comparte con tus amigos










Submit

La alcaldesa llamó a prestadores de servicios a cuidar al municipio que mantiene a todo el estado


ACAPULCO.- Los restaurantes que no tengan su trampa de grasa serán clausurados, así lo advirtió la alcaldesa Adela Román Ocampo durante su recorrido en Caletilla, donde ayer las calles fueron inundadas por aguas negras.

“Vine a constatar los problemas que nos ocasiona la negligencia de los prestadores de servicios y algunas irregularidades que datan de muchos años”, expresó.

Pidió a los prestadores de servicios que cuiden su fuente de empleo manteniendo limpio su negocio y brindando una buena atención al turismo: “Que la gente cuide su fuente de trabajo, Acapulco nos mantiene a todos y al resto del estado”.

Indicó que pedirá el apoyo de la Federación para el rescate de esa zona, pero los restauranteros deben poner de su parte porque no están siendo responsables en el manejo de sus grasas.

También exhortó a dependencias a emitir un dictamen sobre el daño que generan algunos restauranteros. “Vamos actuar y vamos a clausurar porque, si no cuidamos este centro turístico, va a dejar de venir el turismo. Vean el daño que nos hicieron con el tema de las playas”, advirtió.

Algunos restauranteros externaron que durante la ejecución de las obras del Acabús, que se hicieron en la administración del exgobernador perredista Ángel Aguirre Rivero, se registraron algunas irregularidades en un colector ahí ubicado, pero la voz de los lugareños fue ignorada, por ello ahora hay aguas negras por donde quiera.

La alcaldesa respondió que el problema ya está y se tienen que buscar soluciones por el bien de Acapulco, su gente y el turismo: “Esto se tiene que resolver ya, porque estamos en temporada de lluvias y, si diario está lloviendo, vamos a tener este problema”.

Asimismo, se comprometió a reunirse la próxima semana con restauranteros de Caletilla y del Mercado Santa Lucía para trabajar en la limpieza de ese punto del Acapulco Tradicional.

Enseguida se trasladó a playa Suave, donde señaló que el Edificio Inteligente está arrojando su drenaje al mar. Aprovechó para tomar fotografías del mobiliario de playa amontonado y dijo que solicitará al gobernador Héctor Astudillo Flores que sea retirado porque da una mala imagen.

Por último, reconoció la confianza del turismo en Acapulco, pues la campaña negativa sobre las playas no ha sido motivo para que las familias dejen de visitar el puerto. Añadió que se espera el arribo de más de 750 mil turistas.

Comparte con tus amigos










Submit